19 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los gananciosos

29 de mayo de 2014

Lo que no pudieron Aquilino Villegas, Fernando Londoño, Gilberto Alzate y Hernán Jaramillo Ocampo, lo va a lograr un auténtico hijo de provincia, alcalde de su pueblo, en donde aprendió el abecedario de cómo se rectora el Estado. Solo dos lunares cargamos a su cuenta. La dependencia de Alvaro Uribe, personaje colérico y polarizante y la rectoría espiritual de su campaña entregada a  quien  tiene el inri de un vergonzoso pasado judicial, ahora nuevamente enfrentado a los fiscales.    

Zuluaga es el gran triunfador. Salido de la nada electoral, con pasos balbucientes al comienzo, irrumpió como un meteoro después de las parlamentarias.Son excelentes sus presentaciones televisivas. Seguro en su dialéctica, afirmativo y claro en sus tesis, abundante en la palabra.  Tantas cualidades juntas  anticipan una calificación de óptima su presidencia.
Acabamos de hacer una demostración de pujanza. Estábamos alicaídos, medrosa nuestra clase dirigente,  incapaz de airear el alma de  nuestra colectividad. Todo era un tanque de aguas dormidas sin el soplo vital del Espíritu Santo. Los posibles precandidatos presidenciales tenían una respuesta negativa, desganada y pesimista  sobre el presente y el futuro del conservatismo. Mauricio Cárdenas, Juan Carlos Echeverri, Nicanor Restrepo, desencantados y derrotistas, se evaporaron de la escena.

Ninguno quiso medírsele al llamado de plasmar con sus acciones una intemporalidad histórica. Cuando en nuestra casona todo era triste, irrumpió una Juana de Arco que se dedicó a motivar la conciencia de las bases que militan  en nuestra causa. Marta Lucía Ramírez tomó en su manos la bandera azul y con  ella recorrió pueblos, aldeas y veredas, convocando  a  las huestes que también estaban anestesiadas por la indolencia. El milagro se produjo. Teniendo en cuenta que en la votación de Zuluaga hay mucha que nos pertenece, podemos sostener  que además de los dos  millones de electores conseguidos por la doctora Ramírez, otro millón se extravió por las praderas del candidato triunfador.

Solo un político de vuelo nacional fue terco, reiterativo y tallador, insistiendo hoy sí y mañana también, que debíamos presentar una opción de gobierno. Omar Yepes Alzate fue el gran profeta, el Juan Bautista que trasegó el desierto sacudiendo  la conciencia  del partido con el  recuerdo de su prosapia y la demanda que desde las tumbas nos hacían nuestros patricios de no dejar desaparecer  de la  vida política una colectividad  que, con el liberalismo, ha escrito tantas y tantas páginas rutilantes.
Yepes  en esta refriega no descansó, se alimentó cuando pudo, trabajó de noche y de día, resucitó en todos los departamentos las fuerzas dormidas del optimismo. Si el conservatismo fuera sensato, debiera reconocer y agradecer el denuedo exitoso de este líder y refrendarlo como jefe único de nuestra colectividad.

[email protected]

Columnas del autor:

*Sándor Márai
*¿Uribe: ¿Un obstáculo para Zuluaga?
*¡Mande mi general!
*Frívolas historias de sexo
*Ritos paganos
*Misiva para Hernán Penagos
*Senadores departamentales
*«Una imagen vale más que mil palabras»
*La clandestinidad en el amor
*El barril de los puercos
*La fuerza que decide
*Defensa de la «mermelada»
*La palabra como escritura pública
*Primero, lo primero