23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Diez poderosas razones para visitar Anserma

5 de mayo de 2014
5 de mayo de 2014

 

1.    La hospitalidad de sus gentes. Como bien lo dice el alcalde Jorge Iván Duque Cardona, lo mejor de Anserma es su gente. El turista o visitante, cuando están aquí, se sienten como en su propia casa. Por naturaleza el ansermeño es receptivo, amable, buena gente.

2.    Cuando se viaja a Anserma, los paisajes que le desgrana la naturaleza son impresionantemente bellos. Por cualquiera de las vías. Bien sea por Risaralda, Viterbo o Riosucio. Es la primera compensación que recibe el viajero que nos escoge como destino.

3.    Anserma, conocida como la Abuela de Caldas, tiene hoteles y lugares de alojamiento cómodos, bien dotados, limpios y con tarifas que se pueden ajustar a los presupuestos de los interesados.

4.    Es uno de los pocos municipios de Caldas con zona rosa. Después de que el astro rey deja de brillar pasadas  las seis de la tarde, se encienden las luces de los establecimientos públicos localizados en el norte de la ciudad, justo en la Avenida el Libertador. La oferta musical y etílica satisface plenamente a la clientela. El ambiente es como para amanecida.

5.    En Anserma todavía hay vestigios de esa arquitectura que caracterizó la época de la colonización antioqueña. Aleros, balcones, puertas y ventanas con grabados, zaguanes,  desaparecidos en la mayor parte de los municipios caldenses, son comunes en Santa Ana de los Caballeros y constituyen reliquias invaluables de nuestra arquitectura.

6.    El casco urbano de Anserma está repleto de miradores. Desde la plaza Jorge Robledo y penetrando al fondo del café Imperial, podemos apreciar la inmensidad de un paisaje multicolar donde sobresalen cultivos de café, plátano y grandes árboles  que, como los yarumos, nos ponen de bulto su presencia  con sus enormes hojas peltadas, redondeadas y  coriáceas. La vista desde la Terminal de Transportes también es espléndida. El otro observatorio está en Cristo Rey donde se puede apreciar el río  Risaralda descendiendo majestuoso desde las alturas montañosas. En Anserma, pues, abundan los miradores naturales.

7.    San Pedro debe figurar en el periplo de cualquier visitante. Localizado a veinte minutos al nor-occidente de la ciudad, en la medida que se avanza por una carretera de penetración que en el pasado fue camino de herradura, nos vamos encontrando construcciones de hermosa arquitectura campesina con inmensos corredores adornados de materas que cuelgan del techo dándonos una impresionante sinfonía de colores.

8.    Anserma es un municipio rico en historia. Por algo se le dice la Abuela de Caldas. Los visitantes que investigan el tema, pueden escudriñar en el despacho parroquial, en la Notaría y aun en piedras talladas en que se documenta un pasado ya lejano.

9.    El clima es delicioso. Ni muy caliente ni frío. Alguien, exagerando un poco, dijo que aquí vivimos en una eterna primavera.

10.    De Anserma puede salir la señorita Caldas. Las mujeres bellas brotan en las calles como por arte de magia. Anserma es un espléndido jardín con bellas orquídeas femeninas.