17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cuatro días perdido en selva del Guaviare lleva agente del CTI que cayó de helicóptero militar

10 de mayo de 2014
10 de mayo de 2014

 

Según la versión entregada por el director del CTI Julian Quintana, el agente Andrés Felipe Mejía, de 25 años, realizaba un descenso por cuerda junto con unos soldados, cuando el helicoptero registró una falla– exactamente se quedó sin combustible–, y siguiendo el protocolo en estos casos, cortó la soga y cayó a tierra desde una altura de 30 metros y desapareció.

La zona donde se produjo la caída del investigador es selva tupida, precisó Quintana en diálogo con los colegas de Rcn radio.

El director del CTI informó que inmediatamente se comenzó la búsqueda y se encontró el fusil y el morral con el equipo militar y las provisiones, pero descartó, sin embargo, la posibilidad de que el agente haya sido secuestrado por la guerrilla, pues advirtió que la zona estaba ya bajo el control de la fuerza pública.

Consideró posible que el investigador, que intervenía en el operativo contra la guerrilla en la recolección de pruebas, haya resultado herido por la caída de una altura tan considerable — 30 metros–, pero subrayó que está bien entrenado en supervivencia.

En la búsqueda del agente intervienen 160 hombres del Ejército.

En un comunicado, la Fiscalía General de la Nación, sin entrar en los pormenores, informó así sobre el insuceso:

“El pasado lunes, 5 de mayo, durante una operación selvática contra el Bloque Oriental de las FARC desarrollada en el departamento del Guaviare, en la que participaron tres servidores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), resultó extraviado el funcionario Andrés Felipe Mejía López, mientras se realizaba el desembarco helicoportado.

2. Ocurrido el incidente, la Fiscalía General de la Nación activó mecanismo de búsqueda urgente dentro de una operación permanente de rescate que lideran Fuerzas Especiales del Ejército Nacional.

3. El Director Nacional del CTI, Julián Quintana, conformó un equipo de búsqueda e investigación, que deberá permanecer en la zona hasta que sea encontrado el funcionario”.

Operativo contra alias ” Carlos Antonio Lozada”

El operativo en el cual participaba el agente Andrés Felipe Mejía se desarrolló en el marco del Plan de Guerra “Espada de Honor II”, en el cual las tropas del Ejército Nacional en trabajo conjunto y coordinado con la Fuerza Aérea Colombiana y el apoyo del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, estaba direccionado contra el máximo cabecilla del bloque oriental de las Farc, Julián Gallo Cubillos, más conocido con el alias de “Carlos Antonio Lozada”.

La ofensiva militar fue desarrollada por tropas del Ejército Nacional, adscritas a la Brigada de Selva 22, en la Serranía de Chiribiquete, zona rural del municipio de Calamar, departamento de Guaviare.

El informe militar destaca que como resultado de esta contundente operación, se logró la neutralización de cinco sujetos, los cuales integraban el anillo de seguridad de alias “Carlos Antonio Lozada”, cuatro de ellos muertos, se encuentran en proceso de identificación por parte de los peritos especializados del Cuerpo Técnico de Investigación – CTI y uno herido, al cual se le prestó asistencia médica y primeros auxilios por parte de la tropa, siendo garantes de los Derechos Humanos y cumpliendo a cabalidad con los postulados del Derecho Internacional Humanitario.

El desarrollo de ésta operación ofensiva, permitió además la incautación de abundante material de guerra de uso privativo de las Fuerzas Militares, material de informática, comunicaciones e intendencia y reviste importancia por el blanco a quien iba dirigido, toda vez que alias “Carlos Antonio Losada”, ha militado 36 años como líder político y armado de esta organización narcoterrorista y es reconocido como el protegido del ya extinto líder guerrillero alias “Alfonso Cano”, quien heredó a Lozada la implementación de la estrategia política y del manejo de masas y bases populares por parte de las Farc.

A este sujeto se le atribuyen actos terroristas como el carro bomba de la Escuela Superior de Guerra en Bogotá (2006), la detonación de artefactos explosivos improvisados en el Hotel Tequendama (2002), el atentado contra el entonces senador Germán Vargas Lleras (2002 y 2005) y la bicicleta bomba a la PONAL en el barrio Fátima de Bogotá (2002).

“Antonio Lozada” fue integrante del comité temático de los diálogos de paz en el Caguán, actual integrante del secretariado y máximo cabecilla del bloque oriental de las Farc.