22 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Avatares de una reelección

20 de mayo de 2014

ferney pazImposible negar que se atraviesa por un momento crítico del que puede resultar el hundimiento de la poca democracia que nos queda.

Dos tendencias mayoritarias se disputan el favor popular, una que representa la concepción derechista del Estado, queriendo prevalecer la fuerza para la solución de los conflictos sociales, dejando de lado el pluralismo, como si los seres humanos debieran marchar al unísono  como los relojes, desestimando las diferencias como camino  para debatir las ideas, ya que la unanimidad elimina el pensamiento corriéndose el riesgo del regreso de un  estilo de gobierno totalitario y manejado a control remoto.

La segunda representada por el actual sistema de gobierno, que ha convertido el tema de la anhelada paz como bandera de campaña, cuando debería tenérsela como política de Estado, buscando con ello obtener el consenso ciudadano en favor de la reelección, que le permita culminar un proyecto de gobierno con el eslogan, “hemos hecho mucho, falta mucho por hacer”.

Seguramente se impondrá la reelección, con dificultades electorales, figura política causante del caos institucional que azota la estructura estatal, dejando dividida una  nación que tendrá que aceptar como civilistas que lo somos  el resultado popular, pensando seriamente como se debe reconstruir el averiado tejido social.

Pero como los errores del pasado deben servir para no repetirlos en el futuro, sea el momento para preguntarnos el ¿por qué de los apuros electorales del candidato Presidente Santos, que lo tiene con  empate técnico   frente al candidato del Uribismo?

Pocas veces un Presidente ha tenido tanto apoyo político parlamentario como el que ha recibido quien aspira a la reelección, con  un cerrado respaldo de los partidos y movimientos que integran la mesa de la Unidad Nacional, incluyendo un importante sector del partido Conservador que no ha sido ajeno a las mieles burocráticas, cupos indicativos y demás prebendas estatales aunque tengan que dejar de lado su convicciones ideológicas.

Pero a pesar de ese apoyo, la confianza ciudadana no se ve reflejada en la intención de voto, tal vez porque se han incurrido en errores en las políticas de gobierno, como el mal manejo de las marchas campesinas, las protestas de ciertos sectores de la producción, el fracaso legislativo para sacar las reformas prometidas, como las de la justicia, la salud, la educación, pensional, una reforma tributaria que golpea la clase media  e independientes,  que hace pensar que se le estuviera pasando cuenta de cobro al jefe del Estado en esta campaña electoral.

Que sirvan estas experiencias para que de darse el segundo mandato, se deje de lado la retorica y los anuncios mediáticos, que valen para llenar páginas periodísticas y aparecer ante las cámaras de televisión, pero trae consigo defraudación , malestar ciudadano ante el incumplimiento, como los anuncios de las grandes autopistas, solución a los problemas del campo, el publicitado regreso de las víctimas a sus tierras despojadas, el mismo proceso de paz con información fragmentaria de su desarrollo, una corrupción generalizada, la inseguridad urbana y rural totalmente deteriorada, la insólita alianza de último momento con el encartado alcalde de Bogotá, hechos estos que han  influido en el pensar colectivo.

De igual manera desconcierta, que en el documento divulgado por la campaña Santos Presidente, “manual de voceros”, se aluda a un segundo tiempo, con el siguiente texto “por eso vamos por el segundo tiempo para ganar la nueva Colombia con más oportunidades y en paz”.

En dicho folleto se ignora por completo el tema de la justicia, como si la misma no constituyera el eje central para la convivencia ciudadana y desarrollo social.

A los asesores programáticos de la campaña reeleccionista, recordarles que la paz que tanto se pregona, tiene un punto de partida y uno de llegada, “que es la pronta y cumplida justicia”, hoy totalmente ausente  de nuestra estructura estatal, la que debe ser objeto de una reforma estructural, como prioridad del nuevo gobierno, empezando por una revisión a fondo de  la actual política de descongestión que representa una  alta erogación presupuestal sin resultados positivos, generando un odioso  clientelismo judicial, por la forma de  la escogencia de dichos funcionarios, si lo que se  pretende es recobrar la credibilidad ciudadana frente  a las instituciones judiciales.

Que se acate la voluntad popular, sin presiones, sin manejos torticeros, sin coacción alguna, sin terrorismo publicitario, sin encuestas  direccionadas, recordando que el espíritu de la democracia está en el pueblo y en la permanente lucha por  hacer respetar sus derechos.

El desarrollo de la democracia es una tarea infinita, constituyendo el reto del gobernante que sea ungido, bien en primera o segunda vuelta electoral o  ballotage como la denominan  los franceses, que surge en el siglo XIX por primera vez en 1852, con la instauración del segundo imperio de Napoleón III, como institución paradigmática del derecho electoral.

ADENDA: El candidato del uribismo  está en mora de dar las explicaciones  a los miles  de damnificados inversionistas de Interbolsa, respecto a su actuación oficial al desvincular a un Super Intendente financiero que avizoraba la hecatombe  que se cernía  en la comisionista, que culmina con la mayor defraudación que se tenga noticia en el ámbito bursátil y financiero, sin que por ello se exculpe la responsabilidad del actual gobierno al omitir ejercer en debida forma   sus funciones de control  y vigilancia  como  lo se lo manda la constitución nacional, abandonando a su suerte a  estos colombianos  que  ven con preocupación cómo se esfuman las esperanzas de recuperar el patrimonio de años de trabajo, asociado con  funcionarios liquidadores indolentes a las justas reclamaciones de los afectados , con actuaciones  más cercanas a favorecer los intereses de los timadores de cuello blanco .

También  deberá explicar su participación en la pauperización de los ingresos de las clases más pobres del país en la discusión y aprobación de la ley 789 del 2002, gobierno de su patrocinador Uribe Vélez, cuando se le arrebató a la población trabajadora  parte de sus salarios, al extender la jornada diurna hasta las 10 de la noche y reducir el recargo de dominicales, festivos e indemnizaciones por despidos, favoreciendo a los empresarios en detrimento  de unas conquistas laborales logradas en décadas de luchas.
.No se  debe olvidar el pasado, con sus vicisitudes.

Bogotá, Mayo 20 de 2014.

Columnas del autor

*Restauración moral sí. Restauración ética sí.
*Preguntas para los candidatos presidenciales.
*Rescatar la seguridad jurídica
*El derrumbe de la Licorera de Caldas. ¿Quénes responden?
*Un país que ha llegado al estado de anomia
*El 9 de abril: fecha imposible de olvidar
*La mala hora de Buenaventura
*La institucionalidad frente al caso Petro
*La ética en la política: la gran derrotada
*Renovación o la misma harina en diferente costal
*El manoseo de la Constitución Política
*Nubarrones para la pensión de jubilación…
*La inseguridad ciudadana
*El período y forma de elección de los magistrados
*El abstencionismo
*Las trampas electorales.
*El transfuguismo o estafa política
*Justicia: ¿La tenemos?
*Que no se repita la historia
*El tape, tape, tape
*Una confusa exposición de motivos
*La convención liberal frente a la justicia
*Estado, violencia y polarización
*Reforma judicial sí, pero estructural
*¿Quién le pone el cascabel al gato?
*Las listas cerradas VS listas con voto preferente
*Los costos electorales, exorbitantes y ostentosos
*La reelección
*Régimen disciplinario de los partidos
*Indiferencia electoral o ausencia de cultura política
*El control fiscal. Reforma al sistema de postulación
**El referendo. Ventajas y desventajas
*Natalicio del ex presidente López Michelsen. Homenaje liberal
*Adhesiones que incomodan.
*Equilibrio salarial o bonificación preelectoral
*La protesta social.
*Caldas y su elección atípica
*Venimos del ayer y vamos recorriendo un camino
*
La justicia como ideal o la justicia del miedo.
*Como eran amigos de Rolando…
*Hermandad sí, pero sin amenazas
*
Eficiencia judicial vs turismo internacional.
*Inicio de la campaña presidencial
*
Política de consenso y de convivencia para Caldas.
*Sevilla: la del Valle
*La cooptación restringida.
*
El voto y un catálogo de necesidades sociales.
*La igualdad ante la ley. La detención intramural

*Aspirantes a granel. Y los programas?

*9 de abril: magnicidio de Gaitán.
*Las paradojas de la actividad financiera.
*Marcha por la paz y la debida justicia
*Relación periodismo-justicia.
*Colpensiones: una ofensa a la seguridad social
*
Blindar el voto
*Aerocafé: con la cruz a cuestas
*La edad de retiro forzoso en la rama judicial
*Esfuerzo presupuestal del Estado VS eficiencia judicial
*La circunscripción nacional para Senado en Colombia
*
La mal llamada reforma tributaria.
*En la búsqueda de un año promisorio.
*
Reflexiones de fin de año.
*Los cacos de «Interbolsa»

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial