28 de febrero de 2024

A falta de más plata, ya se ve venir otra reforma tributaria

9 de mayo de 2014
9 de mayo de 2014

Así se expresa el excodirector del Banco de la República Néstor Humberto Martínez, al advertir que la eventual llegada de un gobierno populista, con la facultad de disponer qué se hace con el ahorro de los pensionados y de los trabajadores, llevará a un nuevo fracaso en el sistema pensional.

Según Martínez, la actual regulación es proclive a financiar al Gobierno, por lo que llama la atención para que el ahorro alcanzado no termine apalancando proyectos oficiales, como las viviendas gratis.

Las consideraciones se presentaron durante el Simposio de Mercado de Capitales que la Asobancaria, gremio de las entidades financieras, realiza en el hotel Intercontinental, de Medellín.

Allí se plantearon diversas posiciones sobre la conveniencia, o no, de una nueva reforma tributaria. En ese sentido, Martínez manifiesta que es necesaria una reforma estructural, que no solo esté basada en el impuesto al patrimonio, el cuatro por mil o gravar lo que reciben los accionistas, vía dividendo.

Para María Mercedes Cuéllar, presidente de Asobancaria, una nueva reforma es inconveniente y lo que hace es introducirle inestabilidad a la economía, máxime cuando el país se apresta a ejecutar grandes proyectos de infraestructura.

«El momento económico es muy bueno, está llegando inversión extranjera y no se pueden armar problemas cambiando las reglas de juego», declara la dirigente, quien recuerda que el actual Gobierno ha realizado cuatro reformas tributarias.

A su turno, el excodirector del Emisor, Roberto Junguito, considera que el próximo Gobierno necesitará más recursos fiscales.

«El posible acuerdo de paz de La Habana y el costo del posconflicto implicará gastos colaterales gigantescos y muy necesarios en las zonas rurales», ejemplifica Junguito, quien agrega que la extensión de los Beneficios Económicos Periódicos (Beps) o la reforma a la salud, entre otros temas pendientes, demandarán más recursos

Sobre una eventual gravación de los dividendos, Juan Pablo Córdoba, presidente de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), señala que desde 1986 el país abandonó la idea de la doble tributación, pues a su juicio no es pertinente que se le cobre el impuesto a la empresa y al accionista por la misma ganancia.

Ferney Arias Jiménez
El Colombiano.