15 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Reviven los reencauchados

1 de abril de 2014

Y cuando creíamos que ya lo habían retirado de las pantalla de la televisión, algunos de los protagonistas del pasado se han encargado de darle vida a sus personajes, solo que en esta ocasión, con los verdaderos actores.

Nos referimos, por ejemplo, al caso del señor vicepresidente, quien en un arranque de dignidad, resolvió que iba a renunciar a la vicepresidencia para ir como embajador a la república vecina del Brasil. La comedia la propició el periodista Yamid Amat cuando en su programa entrevistó al señor Angelino Garzón y en medio de una risita burlona comenzó a preguntarle en qué ciudades brasileras iría a jugar sus partidos la selección de fútbol de Colombia. Y el señor Angelino, sin darse cuenta de la burla, posó de experto en fútbol, dando los datos con pelos y señales sobre los diferentes escenarios en donde jugaría Colombia y él, como embajador, sería un privilegiado hincha.

Luego salió con un físico chorro de babas al declarar que había renunciado a la embajada del Brasil porque su perro, que era parte de la familia, se encontraba regular de salud. Lo que no quiso decir fue que se encontraba incómodo con la decisión que tomó el Presidente de escoger como su fórmula vicepresidencial a Germán Vargas Lleras, de quien dijo, esperaba que hiciera una gran labor desde su cargo. Eso le sonó a Angelino como un golpe bajo en la medida que quería decir que Angelino no había hecho nada (cosa, por demás cierta).

Y el último show del señor Angelino, ya no mostrándolo comiendo chicharrón ni lechona, lo propició él mismo hablando en un foro público sobre el hecho de que él no se arrodillaría ante ningún poderoso. Digamos que la arrodillada al aceptar la vicepresidencia, fue sencillamente monumental.

Y el otro personaje del show fue el señor Vargas Lleras, ahora fórmula vicepresidencial del doctor Santos, quien siempre ha sido reconocido como de un genio “parejo”, y que no niega los genes de su abuelo el doctor Carlos Lleras cuando con reloj en mano ordenó a todos los colombianos irse a la casa porque decretaba toque de queda general.

El espectáculo lo propició en una rueda de prensa en Manizales, cuando previamente había pactado con algún medio, unas condiciones privilegiadas, cosa que no gustó al resto de periodistas. El mal tacto del señor Vargas Lleras, lo llevó a tener un enfrentamiento con unos profesionales que son los encargados de construir la opinión pública con sus comentarios. Y lo hace en el momento menos indicado puesto que  se encuentra en plena campaña y ello seguramente que traducirá en actitud negativa y seguramente reducción de votos.

Los Reencauchados, pues, siguen en escena, unos como Garzón, con chistes flojos y otros como Vargas Lleras, con su genio parejo.