4 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

La pobreza franciscana

8 de abril de 2014

Pero sucede que hoy en día, esa pobreza viene siendo emulada por parte de un sector importante de la población colombiana como es la de los líderes políticos. Y se podría decir que es un despropósito comparar a los franciscanos con los políticos en términos de pobreza, en la medida que nuestra clase política goza de buena salud en términos de jugosos sueldos y primas extraordinarias, amén de subsidios a granel en materia de celulares, gasolina, vehículos y transporte.  Entonces, decimos, no es viable la comparación.

Pero resulta que sí es posible pensar  en una pobreza franciscana en nuestros políticos y desde luego en sus partidos. Y esa pobreza es tan grande como el tamaño de un elefante cuando observamos las propuestas que se plantean y que los puede diferenciar a unos y otros. Si nos detenemos a mirar, por ejemplo el Centro Autocrático (perdón, Democrático), se ha dedicado a trinar una y otra vez que es necesario acabar con los diálogos de paz  que ha propiciado el gobierno de Santos. Por su parte el partido conservador con su candidata, haciendo eco de del Centro Autocrático (perdón, Democrático) insiste en que no es posible hacer diálogos de paz con la guerrilla, y menos aún pensar en que pueda haber perdón y olvido  con quienes ha cometido delitos de Lesa Humanidad. Por parte de los Verdes el doctor Peñalosa viene insistiendo en hacer unas ciudades en donde se pueda montar en bicicleta, y para ello es necesario incrementar los bolardos para evitar el parqueo automotor en las vías públicas. Nos imaginamos que en Perera, Manizales y Armenia, las autoridades, que han vuelto las ciudades un gigantesco parqueadero, han puesto el grito en el cielo ante la posibilidad de cobrar por su ocupación. En relación con el Polo, que se autodenomina partido de la alternativa, del verdadero cambio, no es claro en sus propuestas, no aparecen con claridad. Y si hablamos de la “U”, la enfermedad también existe, la pobreza es notoria pues se ha dedicado con el Presidente y candidato a la Vicepresidencia ha hablar de las bondades y realizaciones milagrosas obtenidos durante este primer período.

Pero la “U” no dice nada sobre las bondades de una enorme inversión extranjera en los campos de hidrocarburos y minería. Y no lo hace debido a la catástrofe que se ha presentado  debido a la escasez de agua en Casanare, en donde ocurre lo mismo que plantea la canción de marras: “Juan comodoro se fue a buscar oro, lo encontró, pero se murió de sed”.

Total, el gobierno hablando bellezas de su gestión y los partidos de oposición descalificando la labor de Santos y de sus Ministros, pero sin tener unas propuestas claras que señalen otros caminos, otras perspectivas para lograr superar los grandes problemas de salud, del agro y de la educación, para hablar solamente de las áreas críticas que en este momento tiene el país.

Pobreza franciscana, sin duda alguna, por parte de los partidos políticos.