5 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Fondos privados se mostraron preocupados por Subsidios para altas pensiones estatales

4 de abril de 2014
4 de abril de 2014

El presidente de Asofondos, Santiago Montenegro, recordó que 31,5 billones de pesos de los 40 billones de pesos del sistema pensional estatal incluidos en el Presupuesto Nacional, se encuentran descubiertos. Esta situación hace que los colombianos prácticamente ‘aporten dos veces’, para nuestras pensiones y para pagar las pensiones de otras personas.

El dirigente gremial recordó que las pensiones de salario mínimo reciben subsidio en los dos regímenes. En el privado, el auxilio es solidario y en el estatal o prima media es pagado por los colombianos. Miguel Largacha, presidente del consejo directivo de Asofondos, señaló que una pensión de un salario mínimo en el sistema público tiene un subsidio de 68 millones de pesos y en el privado de 44 millones de pesos. El primero se hace a cargo del presupuesto general de la Nación y los 44 millones de pesos son con cargo a un fondo nutrido por el aporte de las personas que hacen parte del régimen de ahorro privado.

Una pensión de cinco salarios mínimos tiene un subsidio, al momento de causarse de 1.022 millones de pesos. Mientras las pensiones estatales tienen un ‘regalo’ el privado no lo tiene y eso debe ser tema de una profundización pensional.

Un esquema basado en subsidios, hace insostenible cualquier sistema pensional y eso se ha demostrado en el mundo. El presidente de Fasecolda, gremio de las aseguradoras, Jorge Humberto Botero, considera que el sistema pensional estatal es inequitativo como consecuencia de los subsidios crecientes en función del salario.

Señala Botero que como consecuencia de la infidelidad en las contribuciones, una gran proporción de los aportantes a los sistemas contributivos no podrán generar en su ciclo laboral completo una pensión con base en sus ahorros o cotizaciones.

Montenegro advierte que si se pensara en una reforma con incremento de cobertura, pero sin considerar más cotización, ni mayor edad, ni menos elevar el promedio de los últimos diez años para estimar la base de la pensión, la deuda externa podría dispararse. Estudios de Anif indican que la deuda se podría disparar hasta un 203%, con solo pensar en aumentar cobertura.