9 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Bogotá el presidente Santos dio inicio a la demolición de las “ollas” del narcotráfico

12 de abril de 2014
12 de abril de 2014

 

La acción se produjo en el sector de San Cayetano, en el barrio El Rincón de la localidad de Suba, al noroccidente de la ciudad, en donde el jefe del Estado dijo que tras la destrucción de las edificaciones en el lugar se construirá la obra que quiera la misma comunidad del sector para su bienestar y progreso.

El presidente Santos señaló que se trata de “una lucha decidida y contundente contra un enemigo al que le hemos declarado la guerra” para devolverle tranquilidad a la ciudadanía.

Por ello, reiteró que la orden es muy clara y perentoria, que se destruyan las “ollas” que son verdaderas fábricas del crimen.

“Lo que ayer lanzamos (…) con las alcaldías de todas las ciudades es una cruzada a favor de la seguridad de todos los ciudadanos, en contra de las fabricas del crimen”, expresó el Jefe de Estado.

La víspera el jefe del Estado reveló que la Policía identificó 322 sitios de expendio de drogas en todo el territorio, en los 32 departamentos, y solicitó a la Fiscalía una orden para allanar para encontrar evidencias y capturar a los hampones.

El primer mandatario reafirmó igualmente que los hampones dedicados al microtráfico, a la microextorsión y a la criminalidad contra el ciudadanao de a pie, son un objetivo de alto valor para las autoridades y como tales serán combatidos.

En este sentido, el presidente Santos dijo que no habrá tregua y que lo que se trata es de quitarle a los criminales sus centros de operación.

En el caso de la casa demolida en Suba, ubicada en la calle 127B con carrera 95, el mandatario advirtió que fue objeto de cinco allanamientos desde el año 2008, pero los delincuentes volvían a ocuparla, hecho que ocurría en otras partes del país, por lo que la estrategia era destruir estos lugares para evitar que sean reactivados por las bandas delincuenciales.

Santos señaló:

“Aquí no se le van a violar a nadie sus derechos, pero sí vamos a obrar con toda la contundencia, porque estas ‘ollas’, estos expendios, son unas verdaderas fábricas de crimen. Y lo que queremos es precisamente erradicar esas fábricas de crimen que afectan, a la larga, toda esta comunidad. Porque la modalidad es que estas ‘ollas’ o expendios se convierten como en un centro de operaciones de unas bandas que comienzan a extorsionar a todo el mundo, que comienzan a robar a todo el mundo y por eso vamos al fondo del problema, a quitarles esta base de operaciones”.

Sobre el destino de los predios dejados por las demoliciones, el presidente Santos dijo que en el caso específico de la localidad de Suba, le pidió al Alcalde (encargado de Bogotá, Rafael Pardo) que consulte con la Alcaldía Local y con los vecinos para ver qué uso le quieren dar a esta propiedad.

“Algunos vecinos me dicen que de pronto un comedor. Otros me dicen que de pronto puede ser un hogar infantil”, dijo. “Lo que quiero es que la comunidad, de común acuerdo con la Alcaldía Local, decida el uso para el beneficio de las comunidades”, complementó.

Ademas aprovechó la oportunidad “para pedirles a las comunidades que nos ayuden a identificar esos expendios, estas ‘ollas’, porque así vamos a combatir con mucha más eficacia y vamos a obtener muchos mejores resultados en esta lucha, en esta guerra contra la inseguridad ciudadana”.

Simultáneamente a la acción en Bogotá, en otras ciudades del territorio nacional se realizó la demolición de “ollas” similares.

El director de la Policia Nacional, general Rodolfo Palomino, advirtió que las demoliciones que se comenzaron a ejecutar corresponden a edificaciones sobre las cuales ya se produjo la respectiva extinción de dominio.

Señaló que en todo caso, no se destruirán hasta tanto se reubique a las personas que las habitan.