13 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El coyote

1 de abril de 2014
1 de abril de 2014

catellanos jorge

El coyote sólo se encuentra en América del Norte y América Central; desde Canadá hasta Costa Rica. Aunque a veces se reúne en manadas, por lo general vive solitario, como los líderes. Los biólogos informan que viven en promedio unos 6 años.

No obstante que ha sido intensamente cazado, el coyote es unos de los pocos animales grandes que han ampliado su hábitat desde la conquista de América por los europeos. Ha ocupado áreas en Norteamérica antiguamente habitadas por los lobos, y se ha adaptado, inclusive, al consumo de basura y animales domésticos.

Vale anotar que el coyote mide menos de 60 cm de altura, y su color varía desde el gris hasta el canela, a veces con un tinte rojizo. Las orejas y el hocico parecen largos en relación al tamaño de su cabeza. Este animal pesa entre 10 y 25 kg, promediando 15. Puede ser identificado por su cola espesa y ancha que, frecuentemente, lleva cerca del suelo.

Por su aspecto esbelto se puede distinguir de su pariente mayor, el lobo gris, que puede pesar de 35 a 60 kg. El coyote es un animal muy flaco, y puede parecer desnutrido a primera vista aun si goza de buena salud. Ciertamente, las apariencias engañan.
Características
El coyote tiene las orejas rectas y puntiagudas; su hocico es largo y los ojos, parecidos a los del lobo, son verdes. Su cuerpo mide entre 75 cm y 1 m, sin incluir la cola, que mide entre 30 y 40 cm. Tanto el pelaje del cuerpo del coyote como el de la cola tienen una primera capa de pelos fuertes y largos, con la punta de color negro, que constituyen el pelaje protector; por debajo de éstos existe una capa de pelos más finos y cortos, la borra, cuyo color varía bastante, desde el dorado-rojizo de los coyotes de zonas áridas, al gris pálido de los coyotes de los bosques del norte.

Alimentación

La base principal de la dieta del coyote la constituyen: 1) pequeños mamíferos, tales como tuzas, ratas, ardillas terrestres, conejos, y 2) carroñas que constituyen el grueso de su dieta, aunque también comen frutos, granos y otros alimentos vegetales, algunas veces. Seguramente que los coyotes eventualmente también matan borregos, chivos, becerros, potrillos, puercos y venados, empero estos animales económicamente importantes, no constituyen el alimento principal como comúnmente suponen los ganaderos y cazadores.

Vulgarmente se cree que el coyote ha causado fuertes depredaciones sobre los venados. Aunque es verdad que matan unos, sobre todo cervatillos, los venados bien desarrollados parece que son más o menos inmunes. Considerando los ataques de coyotes a venados se ha llegado a la curiosa conclusión de que contrariamente a lo que se supone hay casi igual número de casos de venados que persiguen a los coyotes y que una venada furiosa con facilidad ahuyenta a un coyote de sus hijos; aún puede matarlo con un golpe de sus patas delanteras.

Distribución

El área de distribución del coyote se extiende desde Costa Rica hasta Alaska y existen dos grupos definidos: el de la zona oriental y el de la zona occidental. El coyote de la zona oriental, que es más oscuro y algo más grande que los individuos occidentales, se considera como una subespecie de éstos. Para explicar esta repentina expansión, que comenzó a finales del siglo pasado, algunos especialistas han formulado la hipótesis de que el coyote de la zona oriental fue en el pasado nativo de esta región; después reapareció una vez que se produjo la repoblación forestal de esta zona. Otros autores manifiestan que estos individuos provienen de la zona occidental, que migró hacia el este, se cruzó con lobos de menor tamaño, y produjo una subespecie más grande.

TRABAJO EN EQUIPO

El coyote es muy adaptable y vive en diversos lugares. Su comportamiento puede variar mucho según su hábitat, pero en general viven y cazan o solos o en parejas monógamas, buscando mamíferos pequeños, especialmente musarañas, campañoles y conejos; así como pequeños insectos. El coyote es omnívoro, y adapta su dieta a las fuentes disponibles, incluyendo frutas, hierbas y otros vegetales. En el parque nacional de Yellowstone, antes de la reintroducción del lobo, comenzaron a ocupar el nicho ecológico de éste, cazando en jaurías para derribar presas de caza mayor.

PROTECCION DE LOS SUYOS.

Los coyotes se emparejan de por vida y en pareja cuidan de los suyos.  El apareamiento tiene lugar alrededor del mes de febrero, y nacen camadas de 4 a 6 cachorros sobre fines de abril o comienzos de mayo. Ambos padres —y en ocasiones los ejemplares juveniles, nacidos el año anterior, que aún no abandonaron la guarida paterna— ayudan a alimentar a los cachorros. A las tres semanas de edad estos salen de la guarida bajo la vigilancia de sus padres; cuando alcanzan ocho a doce semanas de edad sus padres les enseñan a cazar. Las familias permanecen juntas a lo largo del verano, pero los jóvenes parten a buscar sus propios territorios hacia el otoño. Suelen trasladarse a unas diez millas de distancia. Los jóvenes maduran sexualmente al año de edad.

COMUNICACIÓN PERFECTA

Es mucho más común oír un coyote que verlo. Maneja notas largas y cortas. Las llamadas que el coyote hace son agudas; se las describe como aullidos, chillidos, gañidos y ladridos. Estas llamadas pueden ser una nota larga que sube y que cae (un aullido) o una serie de notas cortas (un «chillido»). Estas llamadas se oyen por lo general al crepúsculo o por la noche, y con menos frecuencia durante el día.

Aunque las llamadas se realizan todo el año, son más comunes durante la estación de acoplamiento de la primavera y durante el otoño, cuando los cachorros salen de sus familias para establecer territorios nuevos. El aullido es engañoso; debido a las características del sonido a la distancia, puede parecer que el coyote está en un lugar, cuando realmente se encuentra en otra parte.

REPRODUCCIÓN

El apareamiento del coyote ocurre al final del invierno y los hijos nacen al iniciarse la primavera. La mayoría de las madrigueras de los coyotes están en cavernas subterráneas, cavadas por la pareja antes del parto, las que son por lo general de 2.5 a 3 m. de largo con una cavidad terminal de 1 m. de diámetro. Algunas veces usan las viejas cuevas abandonadas por ardillas terrestres, o tejones, las que son ampliadas para formar la madriguera y también utilizan troncos huecos o cavidades en las rocas. El período de gestación del coyote es de 9 semanas (63 a 65 días) y los partos comprenden de 3 a 9 hijos con un promedio de 6. La madre asume la responsabilidad principal para la cría de los hijos, pero el padre frecuentemente trae el alimento para la familia y ayuda a entrenar en la caza a los coyotitos de medio crecimiento. Finalmente, cuando los jóvenes están bien desarrollados los lazos familiares se rompen desintegrándose la familia. En la subsecuente época de reproducción los jóvenes se mueven ya independientemente cada uno en las zonas propias que han adoptado para vivir y cazar.

El coyote es un personaje habitual en cuentos y tradiciones de los indios norteamericanos coyote, donde generalmente aparece como un animal inteligente y vivo. Los coyotes de hoy en día han utilizado su viveza para adaptarse al cambiante paisaje de América del Norte. Hubo un tiempo en que estos cánidos vivían principalmente en praderas abiertas y desiertos, pero en la actualidad vagan por los bosques y montañas del subcontinente. Han llegado a colonizar ciudades como Los Angeles y se les encuentra en prácticamente cualquier rincón de América del Norte. Las poblaciones de coyotes se hallan posiblemente en su momento álgido.

El coyote es un cazador formidable cuando actúa en campo abierto, donde puede hacer uso de su aguda vista y de su gran sentido del olfato. Es además capaz de alcanzar corriendo una velocidad de 64 kilómetros por hora. Durante el otoño y el invierno, se reúnen en manadas para cazar con más eficacia. Sabe que con trabajo en equipo se obtiene mejor recaudo.

LABORES EN CONJUNTO.

Los coyotes forman sólidos grupos familiares. Al llegar la primavera, las hembras se retiran a sus guaridas y dan a luz a camadas de entre tres y doce cachorros. Ambos padres se encargan de alimentar y proteger a sus crías y de guardar su territorio. Los cachorros son capaces de cazar por sí mismos al siguiente otoño.

Los coyotes son parecidos a los lobos, aunque de menor tamaño, por lo que en Estados Unidos se les conoce también como lobos de las praderas o lobos de la maleza. Se comunican mediante un aullido característico, que por la noche a menudo se convierte en un estruendoso coro canino.
En síntesis, como los líderes empresariales, el coyote es solitario, no obstante, trabaja en equipo con decisión y audacia, hace prevalecer su fuerza; cuida y estimula a los suyos de manera eficaz; se adapta a un entorno que cambia todos los días; posee formas de comunicación con los suyos extraordinarias; afronta el peligro con determinación pues desarrolla sus sentidos de olfato y vista de manera sorprendente; muestra su poder en espacios abiertos donde otros no pueden hacerlo, y por sobre todo, sabe que el trabajo en equipo le garantiza el posicionamiento y reposicionamiento en su entorno, por difícil que el sea.

[email protected]