10 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El campanario

1 de abril de 2014
1 de abril de 2014

Posee en cambio una ingenuidad de tamaño sideral, como la que demostró cuando le regaló a la guerrilla de las Farc 42 mil kilómetros de territorio, a cambio de una toalla sudada de “Tiro Fijo” y la foto de una Rimax vacía.

Ahora ha salido con otra de sus candorosas propuestas, consistente en que el presidente Juan Manuel Santos mantenga al día y ampliamente informados a Clara, Marta Lucía, Enrique y Oscar Iván, de cuando se diga, charle, discuta o concrete en la tierra de la inolvidable Celia Cruz.

Se imaginan ustedes lectores de El Campanario a estos candidatos y a sus segundones viajando día de por medio a La Habana para poner minas quiebra patas a las negociaciones, en un intento por hacer saltar la anhelada paz en pedazos ?

Claro que habría un grave problema, así el presidente Santos llegara a aceptar semejante idiotez:  Todavía no se conoce un cordel lo suficientemente largo que alcance desde Bogotá a Cuba para poder maniobrar allí a los muñecos de turno.

Si esta propuesta se hubiera hecho en España a Pastrana lo tildarían de gilipolla; pero como fue formulada en Colombia, que cada quien le ponga el apelativo que quiera al cándido ex presidente.

LA SOGA Y EL AHORCADO

Si al candidato del CD lo manejan con cordeles igual le sucede al vice de Marta Lucía, el ex comisionado de paz, Camilo Gómez, a quien luego de carearlo como en las peleas de gallos, lo soltaron al ruedo para tratar de enfurecer a Germán Vargas Lleras.

Está bien que Gómez le haga el mandado a su ex patrón Pastrana en medio de esta campaña tan llena de agravios, insultos e indirectas por parte de todos los contendientes, pero que diga de frente los señalamientos que tiene y no lance acusaciones que no pueda demostrar.

De corrupción el ex comisionado y su ex jefe no pueden hablar,  y les resultaría más aconsejable abstenerse de mencionar la soga en casa del ahorcado, llamado esta vez Dragacol.

COMPETENCIA DESLEAL

No dejan de dar o hacer noticia los miembros de la inefable familia Valencia Cossio. En las últimas horas fue Juan Pablo Valencia, hijo del ex ministro de minas, Ramiro, quien cerró el exclusivo restaurante que tenía en el sector de El Poblado, en Medellín, y para ubicarlo en otra parte.

Adujo, entre otras cosas, que la merma en la venta de licores y vinos a raíz de la bienhechora ley 1696 del año pasado, afectó los ingresos de su establecimiento Mystique, donde un ala de pollo – como en tantos otros sitios de esa exclusiva índole – costaba más que un ala de avión.

Y se fue con su música a otra parte, no sin antes clavarle, por supuesta competencia desleal, este varillazo a sus colegas: “En nuestra empresa el punto de partida es la legalidad. Aunque es difícil competir contra negocios que tienen otras prácticas, que son muchos, por convicción, ética y transparencia, nunca violaremos nuestros principios”.

Ojalá Juan Pablo Valencia dijera cuales son los que tienen esas prácticas contrarias a la legalidad para sancionarlos socialmente y no volver a pagarles los precios millonarios que acostumbran.

A propósito, a qué puede saber el e x c l u s i v o plato de uno de esos restaurantes de la quinta dimensión donde hay que reservar con seis o siete meses de anticipación,  para poder comerse al fin media arveja rodeada por dos centímetros de espuma y una burbuja llena de hidrógeno, todo por la módica suma de mil o mil doscientos dólares ?

CASO APARTE

En la lista de aspirantes, candidatos y candidotes a la alcaldía de Medellín y la gobernación de Antioquia publicada ayer por El Campanario, se omitió en forma deliberada incluir el nombre del ex senador, ex ministro, ex diplomático y ex gobernador, Luis Alfredo Ramos Botero.

Lo anterior porque se trata de un personaje sui géneris en este panorama, habida cuenta de los problemas que afronta actualmente con la Corte Suprema de Justicia que le adelanta un proceso por sus supuestos vínculos con paramilitares.

La razón es muy sencilla: Si Ramos Botero es absuelto por la Corte, saldría con la alcaldía de Medellín en el bolsillo, la que nadie estaría en condiciones de disputarle en las elecciones del 2015, un hecho político que nadie pone en duda en este departamento.

Si por el contrario se complica su situación y finalmente es condenado por el alto tribunal, el panorama cambia de manera fundamental, y resultarían en cierta forma damnificados en las aspiraciones que para entonces tengan, el ex alcalde Luis Pérez Gutierrez y la ex senadora Liliana Rendon.

Si sale libre, Ramos Botero —  alcaldía — y Pérez Gutiérrez –– gobernación — harían una llave similar a la que formaron en el 2011 Sergio Fajardo y Aníbal Gaviria, y con la cual ganaron la gobernación y la alcaldía.