7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

De «morticieros» a carroña

17 de abril de 2014

Claro que Rincón, además de dejar por el suelo la supuesta calidad de esos noticieros, contribuye también con otra calificación al definirlos simplemente como de “carroña”.

En el espectro televisivo, Luis Carlos Vélez y Rodrigo Pardo compiten a ver cual de los dos imita de mejor manera, ayudados eso sí por la imagen y el color, las ediciones basura de ciertos diarios escritos que avergüenzan al periodismo colombiano.

Será mucho esperar que sus orientadores en esta Semana Santa hagan un mea culpa y se tracen el propósito,  a partir de la semana de pascua, de ofrecer algo más que sangre y semen a sus ya hastiados televidentes, o volverán con la cantaleta de que como eso es lo que le gusta al pueblo, hay que darle gusto.

A Vélez y a Pardo hay que recordarles que el cerdo se cría con lo que el amo le arroja a la porqueriza, y pobres de ellos si no poseen alguito más de lo que hasta ahora han lanzado.

Y LA RADIO CLOACA QUÉ?

Mientras eso ocurre en la televisión con los dos canales más importantes llamados a formar y educar en valores, el flamante Ministerio de Tecnologías de la Información dejó de ejercer el necesario control sobre los contenidos de la radiodifusión,  convertida por obra y gracia de algunos empresarios en una cloaca.

En aras de una supuesta pero mal entendida libertad de prensa, las frecuencias se entregan sin ton ni son, por amiguismo y compromisos políticos a quienes sólo tienen en la mira el enriquecimiento y la mayor sintonía, así esta se logre a base de procacidad en los estratos más bajos e ignorantes de la comunidad.

Otro medio llamado a educar, fomentar el culto a los valores y difundir hechos y personajes que sirvan de ejemplo a una decadente sociedad, está convertida ahora en una alcantarilla hedionda, ante la complacencia cuando no complicidad del Ministerio llamado a poner orden.

LA MÁS EDUCADA?

Se supone que una administración como la de Sergio Fajardo, que tiene por lema “Antioquia la más educada”, corresponda en realidad a esa premisa y muestre, si no enormes progresos en la materia, por lo menos unas relaciones cordiales con el magisterio, columna vertebral de la educación aquí y en Cafarnaún.

Sin embargo no ocurre así en Antioquia y todos los días es mayor el distanciamiento y los reparos que en todos los campos hacen los institutores antioqueños al gobierno seccional, que según parece no pasa del slogan y la publicidad en campo tan vital.

Traslados sin tener en cuenta a la personas con violación del debido proceso; fusiones de centros educativos con el consiguiente recargo de trabajo para el maestro; negación de traslados interadministrativos; elección anti democrática del Comité de Convivencia Laboral y no pago de bonificaciones a los maestros que trabajan en zona de difícil acceso, son algunos de los puntos incluidos en una especie de pliego de cargos por la Asociación de Institutor4es de Antioquia, ADIDA.

Si será o podrá llegar a ser Antioquia la más educada con semejante comportamiento de la administración departamental ?

DONDE ESTÁ LA PLATICA?

En 1995 se creó la sobretasa a la gasolina para financiar proyectos viales y de transporte masivo como el tan mentado Metro de Bogotá, obra que tiene estudios desde hace más de treinta años.

¿ Quién ejerce control sobre los millonarios recaudos que por ese concepto hacen todos los días Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Pereira y las demás grandes ciudades colombianas, algunas de las cuales no tienen nada de ejemplares en cuanto a conservación de vías o apertura de nuevas ?

Muchas de esas urbes ni siquiera han pensado en desarrollar sistemas masivos de transporte porque no los necesitan, pero siguen recaudando millonadas por la sobretasa a la gasolina.

A cuánto puede ascender el recaudo diario y cuántos galones de gasolina se consumen diariamente y sobre ellos se paga la sobretasa ? ? Nadie lo sabe y sería bueno que el ministerio de hacienda o el de transporte le hiciera claridad a los colombianos sobre ese punto.

Para ser justos, lo recaudado en Medellín sirve para amortizar la deuda contraída con la Nación por la construcción del Metro, pero el destino dado al lucrativo impuesto en otras ciudades es y seguirá siendo un misterio.

AL CUARTO DE SAN ALEJO

Por lo menos en estos días santos valdría la pena que todos los colombianos hicieran un sacrificio y proscribieran de su léxico diario, algunas palabras que aquí en El Campanario nos tienen hasta el cogote: reelección, encuestas, paz, twiter, registraduría, votos, mermelada y fraude. Será mucho pedirles ?