5 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

De Blasio

4 de abril de 2014

pacho galvisUn dirigente y activista estudiantil y social, de filiación demócrata, que dio al traste con los 20 años de reinado de los republicanos sobre New York. Además un gigantón de 1.90 metros que había sido concejal y defensor del pueblo de la ciudad. Bueno, hasta aquí el suspenso para los que no han tenido noticia: se trata de Bill De Blasio (52) desde enero del año que corre al mando de la metrópoli capital del mundo.  

Cuando comenzó la campaña a comienzos de 2013 nadie apostaba un adarme por su elección. Para entonces no captaba la intención de voto del 10% de los potenciales electores. Como dijo Chirlane: “amigos y enemigos creyeron que no tenía ningún chance, pero acá estamos.” Y allí está hasta dentro de cuatro años. Hizo trizas por amplia ventaja de casi el 50% al republicano Joe Lhota.

De Blasio revertió la tendencia y se puso en alza a la altura del mes de agosto con un discurso de corte liberal, pero no izquierdista, que apostaba por la educación preescolar universal y gratuita, actividades extracurriculares para los estudiantes de secundaria financiadas con impuestos a los más ricos, 200 mil viviendas de interés social, la reducción de la desigualdad social y algo tan importante para la vida digna de las personas: la suspensión de la práctica policial de las molestas requisas sin fundamento que apuntan especialmente a las minorías hispana y afroamericana.

Como decir aquí a los motociclistas.

De Blasio es ejemplo de lo que se llama un out sider, de ese alguien que se presenta a la contienda política sin muchas posibilidades de ganar y  que finalmente gana. Me recuerda el caso de Álvaro Uribe Vélez camino a la primera presidencia. Muchos otros son los casos que en las democracias liberales que corresponden a esta figura y muchos más serán en la medida en que los ciudadanos descreen de los políticos profesionales y de las élites fracasadas al mando de los pueblos.

Apuesto a que el venidero alcalde de Medellín, y de otras ciudades colombianas, serán auténticos out siders que logren interpretar las más apremiantes demandas ciudadanas, como en nuestro caso la seguridad, la revolución educativa, los servicios públicos pagables, las cargas tributarias exageradas y la movilidad que genere espacios prioritarios y seguros para los peatones y recorridos fluidos para los automotores.

Hay mucho que aprender de la reciente performance de De Blasio. El que quiera entender, que entienda.

Tiro al aire: No nos digamos mentiras, las encuestas le están pasando la cuenta al presidente Santos por cuatro años de retórica sin resultados reales ni aparentes y no porque haya destituido a Petro.