10 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

América dejó escapar el liderato al empatar en casa con Barranquilla

2 de abril de 2014
2 de abril de 2014

Mostrando Empate America.jpg

El equipo barranquillero no llegó al Pascual Guerrero a esconderse, por momentos del encuentro, complicó los movimientos escarlatas que no conseguían salir con claridad desde la zona defensiva, sin embargo, cuando lo lograba, lo hacía de manera punzante por el costado oriental en donde Edier Tello con velocidad y fuerza ganaba los duelos hasta la línea de fondo, pero luego, sus centros salían desviados y se perdía la sorpresa del ataque.

América intentaba sorprender a su contrincante con centros desde los costados de la cancha, justamente el español Jesús Suárez motivado por la cantidad numérica en ataque, tuvo la oportunidad de rematar un balón de cabeza, pero el balón se pasó muy cerca de la portería, ahogando el grito de gol.

Más tarde, quien generaría el peligro sería Yámilson a quien le quedó un rebote en el punto blanco del penal pero le pegó mal al balón y una vez más, el balón se iba por el aire. Los de Barranquilla aunque permitían el ataque, también tenían opciones de manejar el juego, la velocidad era su fuerte, pero lo que no sabían manejar era el último cuarto de cancha para poder rematar con efectividad.

El del manejo era el visitante, pero el de las oportunidades era el local, sin embargo, ninguno de los equipos conseguía abrir el marcador por más que intentaran. Brazalez, Tapiero, el mismo Yámilson e incluso Sevillano, tuvieron su opción de convertir, pero ninguno supo definir.

El segundo tiempo inició mejor para los americanos, ya que solo dos minutos después de haberse reanudado el encuentro, el goleador del equipo, Yámilson Rivera, consiguió abrir el marcador. La anotación llegó tras un desborde de uno de los mejores jugadores del partido, Ariel Sevillano quien con balón dominado ingresó al área, remató a puerta y el arquero visitante dejó un rebote que después fue aprovechado por Rivera quien solo apareció para empujar la pelota.

Las acciones cambiaron debido al gol conseguido, ahora, los americanos tenían más confianza, atacaban mucho más, insistían sobre portería contraria desde cada sector de la cancha, media distancia, jugadas en movimiento entrando al área, cambios de frente con posteriores cabezazos; pero ninguno de los balones pudo terminar al fondo de la red ya que faltó quién le diera el último toque.

El ingreso de un nuevo delantero, Alejandro Peñaranda, le hizo bien a los americanos pues hizo que los defensas de Barranquilla tuviesen un poco más de trabajo y abrieran la cancha para dejar espacios en el contragolpe. Pero así como el elenco local atacaba, era vulnerable cuando perdía el balón en zona 3. Pero por fortuna para las intenciones del equipo de JJ López, los defensas centrales y ocasionalmente los volantes de recuperación, aparecían para despejar el riesgo.

En los rojos, Yámilson Rivera además de ser el goleador del equipo era quien le daba movilidad al juego, el que conseguía poner cara a cara a sus compañeros con el guardameta rival, caso de esto es Alejandro Peñaranda pero este no conseguía rematar con dirección.

Pasados los 30 minutos en la complementaria, el cansancio empezaba a hacer de las suyas en el cuadro local que le entregaba el balón a Barranquilla FC, cada que intentaba rechazar desde su campo, el balón terminaba en los pies de su rival, pero por fortuna para el América, los disparos a puerta de Viera se iban elevados, lo que le daba un poco de tranquilidad al local ya que sus rivales se alejaban de su sector.

La presión del equipo costeño surtió efecto al minuto 38. En un balón al vacío en diagonal, Duván Mosquera consiguió ganarle a la marca del español Jesús Suárez, rematando en diagonal ante la también salida del portero Alexis Viera, lo que ayudó a su remate que terminó en el fondo de la red, silenciando al Pascual Guerrero. Un 1-1 que nadie se esperaba ante las oportunidades que generó el América.

Los Diablos Rojos terminaron desesperados en su cancha, pidiendo tiempo para poder descontar y quedarse con los tres puntos, pero esa misma ansiedad hizo que los remates fueran infructíferos, así, el central decretaría el final del compromiso y repartiendo el botín entre las escuadras. Los escarlatas desperdiciaron la oportunidades de llegar al liderato y se quedaron solo con 21 puntos en el segundo lugar.