6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Almidón de arracacha tiene potencial farmacéutico

13 de abril de 2014
13 de abril de 2014

arracacha

La acetilación, método para estabilizar el almidón, es el nombre del procedimiento aplicado por Juan José Carrascal, magíster en Ciencias Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Colombia, a la Arracacia xanthorrhiza, una las plantas más antiguas cultivadas en Suramérica.

Colombia es el principal productor mundial de esta planta, emparentada con la zanahoria y el apio y llamada “rakacha” por los quechuas. De hecho, es cultivada en prácticamente todos los departamentos andinos, en especial en Cajamarca, Tolima.

Según el investigador, estudios realizados en almidones nativos, como el de arracacha, han mostrado su utilidad como agentes desintegrantes, diluentes y aglutinantes en la elaboración de tabletas, forma farmacéutica sólida suministrada por vía oral.

“Los almidones usualmente modificados son los de maíz, patata y trigo, y en menor proporción los nativos o propios de una región, los cuales se caracterizan por un alto potencial como nueva fuente para uso farmacéutico”, explica Carrascal.

Sin embargo, los almidones nativos, como el de arracacha, no resisten la exposición a alta temperaturas o valores de pH extremos.

Por eso, en muchos casos ha sido necesario modificar algunas de sus propiedades por vías químicas, físicas o microbiológicas, con el objetivo de superar las limitaciones que posee. De este modo se obtienen compuestos de mayor utilidad en diferentes campos de la industria.

“La modificación química del almidón mejora su resistencia a condiciones extremas y sus propiedades funcionales. Los almidones modificados muestran mayor estabilidad a condiciones extremas de procesamiento, retrasan la fase de enfriamiento (retrogradación) y mejoran la estabilidad durante el congelamiento” explica Carrascal, autor del trabajo de investigación titulado “Acetilación del almidón de Arracacia xanthorrhiza y evaluación de su aplicación como posible auxiliar farmacéutico”.

La acetilación es una modificación química por esterificación (proceso por el cual se sintetiza un éster), en la cual se sustituyen los grupos hidroxilos (formados por un átomo de oxígeno y otro de hidrógeno, característico de los alcoholes y fenoles) por grupos acetilos (molécula pequeña compuesta por dos átomos de carbono, tres átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, que se agregan a otras moléculas o se extraen de ellas y pueden afectar el modo en que actúan).

El objetivo de dicho procedimiento es brindar mayor estabilidad a los almidones, variando sus propiedades fisicoquímicas y funcionales.

La propuesta de Juan José Carrascal, químico de la Universidad de Cartagena, se realizó también con almidón de maíz, con el fin de tener un estudio comparativo entre las propiedades funcionales del almidón nativo de arracacha no modificado, el almidón nativo de arracacha modificado y el almidón modificado de maíz.

Se evaluaron propiedades como viscosidad, solubilidad en agua fría, pH y absorción de agua, las cuales generalmente fueron mejoradas en los almidones sometidos a modificación química.

Asimismo, se realizaron pruebas de funcionalidad para determinar su utilidad como auxiliar de formulación en la elaboración de diferentes formas farmacéuticas.

Tras estas pruebas, el investigador comprobó el comportamiento farmacotécnico favorable de los almidones de arracacha modificados, lo cual permite sugerir su aplicación como excipiente (sustancia inerte que se mezcla con los medicamentos para darles consistencia, forma, sabor y otras cualidades que faciliten su dosificación y uso) en el diseño de formas sólidas.

En cuanto a la evaluación de la funcionalidad o disolución, comenta que a los comprimidos preparados a partir de los almidones modificados y no modificados de arracacha y maíz, con dosificación de diclofenaco de 100mg/tab, les fue evaluado su comportamiento de liberación, empleando una metodología analítica previamente validada.

“Se observó una modificación de la liberación con la acetilación del almidón de arracacha en sus tres niveles. Con ello, se logró el control de la liberación, aspecto deseable en el diseño de sistemas de liberación modificada utilizados en farmacia”, afirma Carrascal.

(Por:Fin/DMH/sup/AC)
Agencia de Noticias U Nal