14 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un crecimiento del PIB que genere empleo

17 de marzo de 2014

La diferencia no es ninguna ni tiene implicaciones coyunturales. Lo importante de poner ese 4,5% en el crecimiento del Producto Interno Bruto de 2013 tiene que ver más con la relevancia regional que eso va a generar, pues será una de las dos o tres primeras economías en términos de vigor.

La semana pasada fue muy buena para Colombia en términos de información positiva en la prensa extranjera especializada en economía, finanzas y negocios. Del Wall Street Journal a The Economist, pasando por Financial Times, se recibieron elogios por el buen ritmo que tienen las cuentas colombianas. Para consolidar esos buenos momentos servirá, que en el mapa de crecimiento económico de la región, el nombre de Colombia se asocie a un PIB por encima de 4,3% y eso es una buena gestión. Pero más allá de obtener buenas notas o estar en puestos de privilegio en los rankings o listas de países con altos crecimientos, está que ese número en el PIB refleje la creación de empleos formales, tal como está sucediendo.

Hace algunos años, no más de 10, decían los economistas de moda en ese momento que el país tenía que crecer a 7% para bajar dos puntos en la tasa de desempleo, y la sentencia técnico política se veía muy lejos de alcanzar. Con tristeza se recordaba que en 2007 se creció alrededor de 7,52%, pero el desempleo ni se inmutó y siguió por encima de dos dígitos. El error de manejo económico desde la Casa de Nariño tuvo que ver con que las políticas públicas no fueron estructurales y se creció en términos de PIB, pero no se generó empleo de calidad. Ahora, la economía repunta de manera sostenida desde hace un poco más de un lustro, pero esa cifra va acompañada de una reducción importante en el número de desocupados en casi todas las plazas urbanas de Colombia.

Con esas expectativas de crecimiento económico, la tasa de desempleo cayó un punto en enero de este año con respecto a enero de 2013, pasando de 12,1% a 11,1%, se mantuvo la tendencia del último año de menores niveles de desempleo: la suma de empleos generados y el número de trabajadores que dejan de estar subempleados muestran una creación de 942.000 empleos de calidad. Ojalá el PIB del año pasado sea el punto de partida para que la tasa de desempleo, que está en 9,64%, se reduzca al menos en un punto. No hay que esperar a crecer a 7% para poder encontrar la fórmula de crecer la economía, pero con empleo de calidad.

LA REPÚBLIA/EDITORIAL