4 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

SALUD/El síndrome del intestino irritable: incomodidad abdominal

22 de marzo de 2014
22 de marzo de 2014

En ciertos casos se le conoce como estómago irritable o colon espástico. Algunos alimentos pueden desencadenar los síntomas, al igual que el estrés emocional, las infecciones y traumas físicos.

Por lo general, se presenta en la adultez. Pero también se ha reportado una alta incidencia en hombres y mujeres jóvenes. “Lo cierto es que es una enfermedad tratable, pero no curable. El médico, además de recetar fármacos para reducir los síntomas, recomendará cambios importantes en la dieta y el estilo de vida”, explicó la Dra. Layla María Tamer David, Directora de Científica y de Conceptos Médicos de NUEVA EPS.

Aunque puede ser incómodo y embarazoso para los niños, no causa problemas de salud graves. Los galenos pueden ayudar a los niños a controlar los síntomas con medicamentos y cambios en la alimentación y el estilo de vida, de modo que los pequeños afectados por este síndrome puedan llevar una vida activa y sana.

Se desconoce la causa específica del síndrome del intestino irritable aunque suele ser hereditario. Las investigaciones han demostrado que los niños con esta patología  son más sensibles al dolor, el malestar y la saciedad, en comparación con aquellos que no tienen el síndrome.

Según Tamer David, “alimentos como la leche, el chocolate, la cafeína, las comidas con alto contenido de grasa, las comidas rápidas y las muy condimentadas también suelen desencadenar esta enfermedad”.

Con frecuencia, los niños con este mal tienen como mínimo dos de los siguientes síntomas durante por lo menos tres meses en el transcurso del año:

Dolor o malestar que se alivia después de la defecación.
Dolor o malestar acompañado por cambios en la frecuencia con la que el niño tiene que ir al baño.
Dolor o malestar acompañado por cambios en el aspecto normal de las heces del niño. Algunos niños están estreñidos y sus heces se endurecen (y su tránsito es difícil); otros niños tienen diarrea.

¿Cómo se pueden aliviar los síntomas?

No hay tratamiento curativo. Para estos casos el manejo es sobre los síntomas, por lo tanto los tratamientos están encaminados a aliviarlos.

Alivio sicológico: el estrés puede ser un factor que contribuya a los síntomas de IBS. Debe hacer ejercicios regularmente, participar de un pasatiempo que disfrute, y hasta asistir a sesiones de ayuda para controlar las situaciones de estrés en su vida.

Vigile su dieta: evite o limite el consumo de alimentos que produzcan gases, tales como los frijoles, las cebollas, brócoli, repollo, o cualquier alimento que haya identificado como agravante para sus síntomas.

Intente ingerir sus alimentos de forma pausada y disfrute de sus comidas. El comer rápido y masticar goma de mascar puede llevarle a tragar aire y le aumentará la distención abdominal y el dolor.

El tomar bebidas carbonatadas (bebidas gaseosas, efervescentes, sodas) puede introducirle gas a los intestinos y causarle dolor abdominal. No omita ninguna de las tres comidas y evite sobrepasarse en alguna de ellas. Si el estreñimiento es su síntoma primario, le ayudará añadir fibra y trigo o suplementos de fibra a su dieta. Recuerde que los cambios en su dieta deberán ser graduales, ya que su cuerpo necesita adaptarse a los mismos.