18 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Política con pimienta

11 de marzo de 2014
11 de marzo de 2014

mauricio lizcano

De lejos aventajó a un duro de la política en Caldas como Luis Emilio Sierra que obtuvo en este departamento  24.468 votos. Con semejante fuerza, salió sobrada su fórmula para cámara de representantes Luz Adriana Moreno, más conocida como “la Marmolejo” que sacó 29.457 votos por encima de Hernán Penagos que le estuvo pisando los talones.

¿Qué se unta Lizcano?

Ponían en duda la curul de Lizcano. Nosotros ya teníamos información de su fuerza no sólo en Caldas sino en el país. Dejó atrás a dirigentes de mucho peso como Efraín Cepeda, Carlos Fernando Galán, Iván Cepeda, entre muchos otros. ¿Qué se unta Lizcano?, se preguntan muchos observadores de la política. ¿Repartió mucha mermelada? No hay otra explicación. Sobre todo en un país donde la gran mayoría de la gente da el voto a cambio de algo. La democracia colombiana no sólo está corrompida sino depreciada por las prácticas clientelistas de los políticos. La política se convirtió en una inconcebible subasta donde gana el mejor postor.

Errores que se pagan caro

El mono Sierra no sólo bajó a 55.413 su votación del 2010 que fue de 68.072 sufragios, sino que se quemaron sus dos candidatos para cámara de representantes.  De hecho, pensó tal vez que estaba sobrado en votación y cometió el error de incluir en la lista conservadora dos cartas que terminaron repartiéndose una votación que apenas  alcanzaba para un escaño. La ambición rompe el caso y eso fue lo que le pasó  Luis Emilio. Si hubiese ido con un solo candidato, Arturito Yepes no estaría celebrando hoy su triunfo.   Son errores que se pagan muy caro.

La votación de Penagos

No deja de sorprender también la votación para cámara del samaneño Hernán Penagos en Manizales. No obstante que su vinculación a la capital caldense es reciente, Penagos obtuvo 11.386 votos por encima de los resultados de la Marmolejo  (8.538 votos) y un poco inferior a la de Luis Emilio Sierra (13.425 votos).  Hay que destacarle su gestión para que el Ministerio de Minas  disminuyera las tarifas del servicio de energía en Manizales y Caldas en 10% para todos los usuarios de los diferentes estratos residenciales y el sector comercial y en 7% para las empresas industriales. También jugó un papel importante en la designación de los caldenses Mario Aurelio Zuluaga y Gabriel Vallejo en las direcciones del Instituto de Bienestar Familiar y el Departamento para la Prosperidad Social, respectivamente. ¿Le pagaron por ventanilla estos favores?

Derrota anunciada

Lo de Jaime Alonso Zuluaga era una derrota anunciada.  La pelea con su primo Óscar Iván Zuluaga en el oriente de Caldas le restó toda clase de posibilidades. Basta repasar la votación de Pensilvania donde la lista cerrada del Centro Democrático obtuvo 2.757 votos mientras que Jaime Alonso sacó 1.169 sufragios.  La diferencia familiar se trasladó a las mesas de votación. Lo otro es que a Jaime Alonso no le funcionó la fórmula con Penagos. El ejemplo es muy claro: Jaime Alonso le puso a Penagos  en Pensilvania 1.290 votos por  634 que éste le aportó en Samaná, su tierra natal. Dicen en Pensilvania que a Zuluaga lo “enterraron” su primo Óscar Iván (con la ayuda de Luis Alfonso Hoyos) y Penagos que se alió hasta con el perro para ganar (también fue fórmula del senador risaraldense Carlos Enrique Soto). Seguramente que para  darle contentillo, Penagos le levantará un buen puesto con el gobierno central a su socio que harto lo va a necesitar.  Con amigos así para que enemigos, dirá Jaime Alonso.

Robledo no quiere ser Presidente

No obstante que fue el más votado del país, el senador Jorge Enrique Robledo  no aspira a la presidencia de la república. Un periodista le preguntó en Bogotá que si se le mediría a esa dignidad tras semejantes resultados electorales y respondió que no le interesaba y que «no es mi sueño». Tal vez Robledo piense en la amarga experiencia de sus ex compañeros de militancia Gustavo Petro y Samuel Moreno, el primero destituido y el segundo en la cárcel. Los mejores congresistas no siempre son los mejores gobernantes. Lo está demostrando Gustavo Prieto en la alcaldía de Bogotá. Una lección que ha asimilado muy bien Robledo.

Puja por la última curul

Carlos Enrique Soto (Risaralda) y Jorge Eduardo Gechen (Huila) libran un dramático pulso por la última curul. La lucha se centra en una increíble diferencia de 72 votos. Soto es un buen parlamentario y sería una lástima que se perdiera este escaño que hace parte de la fuerza congresal del Eje Cafetero. ¿Hasta cuándo se prolongará esta agonía? Nadie lo sabe.

Glositas políticas de Off the Record, el Nuevo Siglo

¿Qué pasó?

Una de las mayores decepciones en la jornada electoral del pasado domingo fue, sin duda, la muy baja votación que obtuvo el cabeza de lista al Senado por la Alianza Verde, Antonio Navarro, de quien se esperaba estuviera por encima de los 100 mil sufragios pero, al final, sólo sumó 55 mil ¿Qué pasó? Para algunos dirigentes del naciente partido, a Navarro no sólo le pasaron ‘factura de cobro’ por la actitud desafiante del petrismo ante el fallo de la Procuraduría, sino que hubo un exceso de confianza del candidato en torno de que su nombre podía por sí solo jalonar votos sin necesidad de aplicarse más a la plaza pública en todo el país.

Casi, casi…

Como era de esperarse, al senador liberal Juan Manuel Galán le tocó cumplir la promesa que había hecho respecto de que si no lograba la mayor votación de la lista liberal, renunciaría a su credencial de congresista electo. Según la Registraduría, Galán quedó de tercero en materia de sufragios, pues con 75 mil votos fue superado por Andrés Cristo (hermano del actual presidente del Senado, Juan Fernando Cristo), que alcanzó 85 mil, y del propio Horacio Serpa, quien fue el más votado con casi 130 mil votos.

El salvavidas

Según informaciones radiales ayer, Galán le dijo al jefe del liberalismo, Simón Gaviria, que cumpliría su promesa y renunciaba a la curul electa. Sin embargo, el hijo del expresidente Gaviria y quien fue el principal impulsor de que Serpa encabezara la lista al Senado, en lugar de Galán, no le quiso aceptar la renuncia al hijo del asesinado excandidato presidencial Luis Carlos Galán. Aunque la situación se terminó solucionando a favor de Juan Manuel Galán, algunos dirigentes liberales indicaron que en adelante debería cuidarse de hacer esa clase de compromisos y desafíos, pues en esta ocasión casi le cuestan su carrera política.