11 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Qué pasa en Avianca?

5 de marzo de 2014

Pero lo que más llama la atención, es que el epicentro de toda esta debacle de servicios lo lleva el Departamento de Caldas, con la ruta: Bogotá – Manizales – Bogotá,   que va a completar tres años sin ninguna solución a la vista. Los funcionarios de Avianca son conscientes de tan anómala situación, sin que hasta la fecha sus directivos se dignen tomar medidas para solucionarla.

Los monopolios son la antesala de la corrupción y los abusos al público consumidor, sus gerentes son burócratas emperifollados, llenos de prepotencia y arrogancia para someter a los usuarios, – que obligatoriamente tienen que asumir tan pésimos servicios- a los costos más denigrantes con oprobios y maltratos.

Como se dice en el argot popular: “no hay cuña que mas apriete que la del mismo palo” el doctor Fabio Villegas, Presidente de Avianca, se ha ensañado contra sus  paisanos Caldenses. Ocupar los servicios de Avianca, además de ser excesivamente costoso y humillante, se ha convertido en todo un martirio, con clara violación a los más elementales derechos del público consumidor.

Todo este despelote empezó, desde hace tres años, cuando Avianca ante el retiro de las demás aerolíneas que cubrían con mayor eficiencia dicha ruta, quedó con su exclusividad. Posteriormente empezó el viacrucis para sus usuarios: vuelos cancelados sin ninguna explicación, desvíos de las rutas al Aeropuerto Matecaña de Pereira; retrasos injustificados hasta de ocho horas, cancelación de vuelos a última hora en la ciudad de Manizales para unificarlos con los de Pereira, y en fin, todo esto lo hacen sin el más mínimo respeto y consideración por los pasajeros, abusando de su tiempo y trastornando irresponsablemente sus actividades tanto en las ciudades de origen como de destino.

Los precios de los tiquetes aéreos por Avianca, son tan escandalosamente altos, que muchas veces para cubrir la ruta: Bogotá- Manizales – Bogotá, pueden costar más de un millón de pesos, con el agravante que si cancelan el vuelo o desvían la ruta a la ciudad de Pereira, no hay derecho a que se hagan los reintegros de los excedentes correspondientes, siempre alegan mal tiempo, o fallas en las aeronaves, cuando la verdad es otra: se ha comprobado, que lo que están haciendo es burlarse de los usuarios que nos tenemos que aguantar, por el simple hecho de no existir otra empresa aérea que les haga competencia.

Hechas las investigaciones de rigor se concluye, que infinidad de veces los motivos se los inventan para otros propósitos: me permito citar  uno muy reciente entre los tantos que se suceden casi a diario: el vuelo 9833 del 2 de marzo que debía despegar del aeropuerto la Nubia de Manizales a las 5 y 37 de la tarde, fue cancelado sin ninguna explicación y nos obligaron aborda un bus para el aeropuerto Matecaña de Pereira, donde nos asignaron al vuelo 9804 que despegó a las 9 y 30 pm, llegando al terminal aéreo de Bogotá a las 10 pm, el motivo: simplemente se concluye que fue para unificar dos vuelos, para transportar “borregos”, con mayor economía.

[email protected]