16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Inquilinatos no figuran en políticas de vivienda de los gobiernos

12 de marzo de 2014
12 de marzo de 2014

Los inquilinatos son casonas ocupadas por numerosas familias que no cuentan con los recursos suficientes para pagar un arriendo en viviendas independientes.

Este lugar de ‘resguardo’ y ‘acogida’ para muchas personas es uno de los mayores problemas que enfrentan las ciudades y que hacen visible la poca inclusión que hay en los territorios urbanos.

Según lo expresa la investigadora y socióloga Françoise Coupé: “Los inquilinatos son una forma de habitar la ciudad, una de las más invisibilizadas y más oculta, tanto así que no ha figurado en las políticas de vivienda de los diferentes gobiernos”.

Esta temática hizo parte de la exposición realizada por la experta durante el “Seminario nacional pensamiento y praxis académica y social, en torno al derecho a la ciudad y el territorio”, realizado en la U.N. en Manizales. El encuentro se desarrolló con la idea de anudar esfuerzos para redactar el documento marco que se presentará en el próximo Foro Urbano Mundial, que se llevará a cabo en Medellín.

“Las personas que viven en inquilinatos son habitantes cuyos derechos han sido vulnerados, una población informal y desplazada que tiene como única alternativa vivir en estos lugares compartidos”, explica la socióloga.

Asimismo, argumenta que gracias al trabajo de campo adelantado en diferentes sectores de la capital antioqueña, han podido caracterizar los inquilinatos y todas las complejidades que allí se presentan.

“Estamos determinando los inquilinatos en toda su variedad y los tipos de asentamientos en la ciudad de Medellín. Esto nos permitirá incidir en los factores diagnosticados que tienen que ver con los espacios compartidos, con la forma de ocupar la vivienda y de relacionarse. Esto es muy importante en la medida en que se podrán fortalecer los barrios y sus espacios de encuentro e integrarlos al inquilinato, en vez de estigmatizarlo”, dijo Françoise Coupé.

El reto que enfrenta la U.N. es construir una política pública para esta población. “Estamos explorando y definiendo un territorio que no ha sido estudiado ampliamente y sobre el cual no se ha concertado alguna política pública. Si logramos nuestro propósito será una experiencia que podrá ser compartida con otras municipalidades y, de pronto, incorporada dentro de la política de vivienda en Colombia”, puntualizó la profesora adscrita a la Escuela de Hábitat de la U.N. en Medellín.