4 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Ferrocarril del Pacífico presenta la segunda fase de su operación en Colombia

22 de marzo de 2014
22 de marzo de 2014

 

En esta nueva fase, la compañía ferroviaria implementará un agresivo plan de inversión y reestructuración con el fin de aumentar la carga actual de 10.000 toneladas  mensuales a una estimación aproximada, a futuro, de 80.000, ampliando además el portafolio de carga a derivados del petróleo, carbón, azúcar, cereales, café y fertilizantes.

La Agencia Nacional de Infraestructura en acompañamiento al esfuerzo del concesionario, realizó la entrega de dos locomotoras tipo U18, que lograrán el incremento de la movilización de carga mixta, en especial en los tramos de montaña, las cuales no sólo se unen a la flota de 12 locomotoras tipos U10 y U12, sino que trabajarán en conjunto con las cuatro locomotoras nuevas tipo GR22, compradas por el concesionario y que llegarán al país a finales del año.

En preparación para la operación de los equipos incorporados a la concesión, el concesionario construirá y pondrá en funcionamiento un centro de entrenamiento y capacitación en la ciudad de Cali. Las instalaciones estarán ubicadas en las antiguas bodegas del ferrocarril y contarán con un simulador de operación de locomotoras, el cual debe llegar a Colombia en el segundo semestre de 2014.

«El camino para volver a hacer viable el tren ha sido muy difícil, pero sabemos que estas empresas están muy comprometidas con esta reactivación. Esto va ser posible con la nueva maquinaria entregada y la rehabilitación de una gran extensión de vía férrea que puede recuperarse prontamente, ya en la ANI tenemos los recursos que podrán entregarse para la realización de estos trabajos» manifestó durante su intervención Luis Fernando Andrade, Presidente de la ANI.

Impala desarrollará esta ambiciosa iniciativa con el apoyo experto de su socio Vecturis, que ha operado exitosamente ferrocarriles en más 8 países durante los últimos 20 años.

Esta segunda fase de operación cuenta además con la aprobación de la Agencia Nacional de Infraestructura y el apoyo del Ministerio de Transporte, cuya participación ha sido decisiva para el proyecto.