10 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Federación de Cafeteros exportó un millón 155 mil sacos de cafés especiales en 2013

1 de marzo de 2014
1 de marzo de 2014

De esta manera las ventas externas del Fondo Nacional del Café llegaron a un 64% de las exportaciones totales, lo que se traduce en mejores precios para los productores de café del país frente a la comercialización de café verde estándar.

La cifra de exportación de cafés especiales es 16,2% superior con respecto a los 993.820 sacos de 60 kilos de cafés especiales exportados en 2012 y 12,1% superior con respecto a 1.030.317 sacos exportados en 2011, año que había marcado el mejor registro previo.

En cuanto a las primas pagadas a los productores de cafés especiales, uno de los principales beneficios de la producción de este tipo de cafés (lo que además les ayuda a sortear mejor los ciclos de bajos precios del café estándar), al cierre de 2013 el acumulado desde el lanzamiento del programa en 2006 fue de 154 millones de dólares.

“Evidentemente el incremento de la productividad y la cosecha colombiana gracias a los esfuerzos de los últimos años y los problemas que en términos de roya están enfrentando otros países productores de café de alta calidad han dinamizado la demanda por cafés especiales colombianos”, señaló Constanza Mejía, Gerente Comercial de la Federación.

“Cada vez estamos recibiendo más visitas de compradores internacionales interesados en los cafés especiales colombianos, en nuestro modelo comercial, de denominación de origen, de sostenibilidad y de adaptación al cambio climático, lo que se ve reflejado en mayores ventas y compromisos de largo plazo”, resaltó Mejía.

Calidad de origen y estrategias comerciales claras

La estrategia de valor agregado, diferenciación y defensa del origen de la FNC ha buscado fortalecer la presencia del café colombiano en los segmentos de mayor valor con acciones consistentes y coherentes en los últimos años. Así,  las decrecientes exportaciones de cafés especiales son el resultado de la utilización de una serie de herramientas legales, de adecuación de la oferta, promoción y posicionamiento.

Dentro de las diferentes iniciativas que hacen parte de esta estrategia se incluye la protección del origen con instrumentos legales como la Denominación de Origen Protegida para el Café de Colombia y las denominaciones regionales como Nariño, Cauca y Huila.

En lo que se refiere a la adaptación de la oferta a las demandas del mercado, es necesario destacar el trabajo de los Comités de Cafeteros para incrementar el número de productores que producen cafés con protocolos de sostenibilidad. Así, de los 68.624 productores de cafés sostenibles que había en 2008, al cierre de 2013 la cifra creció a 184.146 productores, sin contar a los productores de cafés especiales de origen o de preparación.

Desde la perspectiva de la promoción del origen, el éxito de las tiendas Juan Valdez ® y su programa orígenes también se articula en la estrategia y contribuye a generar interés y demanda por los cafés especiales colombianos.

Asimismo la Federación organiza concursos internacionales como la Taza de la Excelencia, lo que genera mayor visibilidad a cafés de diferentes regiones. Adicionalmente el gremio cafetero participa en diversas ferias internacionales y organiza anualmente la feria Expoespeciales Café de Colombia, que atrae a decenas de compradores internacionales. La próxima edición de esta feria se realizará en Medellín del 2 al 5 de octubre.

La creciente exportación de cafés especiales también responde a un dinámico segmento que se ha visto jalonado por nuevas presentaciones y marcas de importantes jugadores de la industria mundial.

Cabe recordar que Suntory, la segunda compañía más grande de bebidas de Japón, lanzó en ese mercado BOSS Colombia Traditional Blend, una nueva bebida de café en lata, con granos originarios del Paisaje Cultural Cafetero. El gigante italiano Illy lanzó al mercado su referencia Monoarabica® Colombia, con café 100% colombiano, mientras que el segmento de monodosis sigue siendo un factor clave con jugadores tan importantes como Nespresso y Keurig.

Escalando en la cadena de valor en beneficio de los cafeteros colombianos

Como parte de su estrategia de valor agregado, diferenciación y defensa del origen, la Federación ayuda a los productores a escalar en la cadena de valor del café, facilitándoles asistencia técnica, herramientas y mecanismos para la producción de cafés especiales, en sintonía con la creciente demanda por estos cafés en el mundo.

De acuerdo con la definición de cafés especiales utilizada por la Federación,  un café es especial cuando el consumidor percibe y valora alguna característica que lo diferencia de otros cafés, por la cual está dispuesto a pagar un sobreprecio que llegue al bolsillo del productor. Hay cafés especiales de origen, de preparación y sostenibles, y la categoría más dinámica es sostenibles.

Los cafés sostenibles cumplen con estrictos estándares sociales, ambientales y económicos que garantizan el futuro y bienestar de quienes los producen, con prácticas amigables con el medio ambiente; pueden ser certificados con sellos internacionales (Rainforest, Fairtrade Labeling Organization (FLO), Organic, UTZ Certified) y/o verificados según protocolos también internacionales (4C, Conservation International, Nespresso AAA, Coffee & Farmer Equity (CAFE) Practices).

Los cafés de origen provienen de una región o finca específicas. Son vendidos al consumidor final sin mezclar para preservar sus atributos únicos de taza. Estos cafés a su vez pueden ser regionales, exóticos o de finca. Ejemplos de cafés regionales son los cafés de Cauca, Nariño, Huila (estos tres con Denominación de Origen Protegida), Santander, etc., cada uno con atributos únicos.