5 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Entre Petro y Corina

26 de marzo de 2014

Todo indica que el gobierno panameño eligió a la señora Machado para que la represente en el litigio que se ha presentado entre dicho gobierno y el venezolano. La cuestión es que un ciudadano elegido por voluntad popular pueda ser destituido por un personaje que tiene atribuciones administrativas y cuya función de destituir no está consagrada en ninguna parte del ordenamiento jurídico venezolano. Como quien dice, así de fácil, el gobierno de Venezuela va haciendo a un lado la oposición, de una manera por demás ilegal.

Pero el comentarista hacía alusión también al cado de Gustavo Petro, en tanto que quien lo destituye es un funcionario con funciones administrativas. Pero, en este caso sí es bueno señalar que constitucionalmente sí está permitido al Procurador, solicitar al Presidente la destitución de un funcionario, así haya sido elegido por voluntad popular. Pero desde luego que ello no impide que Petro pueda solicitar ante organismos internacionales el amparo debido, pues a todas luces resulta que la sanción, además de la destitución como alcalde, es exagerada pues implica suspenderle sus derechos ciudadanos para ser elegido por un tiempo que en la práctica resulta una especie de cadena perpetua.

En el caso de Corina, podrá pedir a organismos de Derechos Humanos que protejan sus derechos, pero, al igual que Santos, estamos seguros que Maduro hará caso omiso de cualquier recomendación que pretenda reparar el daño que se ha hecho a la Diputada de la oposición.

Al margen de todos estos conflictos que se han presentado, no nos cabe duda que es necesario trasladar a una instancia judicial el proceso mediante el cual se juzgue la conducta de un servidor público, para que una vez hecha la investigación y el fallo de un juez competente, de le aplique la sanción por parte de un funcionario de la Procuraduría, para que se remedie la situación existente en donde el señor Procurador hace las veces de juez y ejecutor.

Nos parece que Petro además, está en su derecho de pedir a sus seguidores el respaldo para la convocatoria de una Constituyente. Pero también estamos seguros que sería bueno, en caso de que se le levante la prohibición de ser elegido, que se abstenga de presentarse para cargo distinto al de parlamentario. En este oficio, al igual que Robledo, demostró suficiente capacidad, pero finalmente como alcalde, lo que hizo fue mostrar una faceta de prepotencia y de incapacidad de gobernar para todos los habitantes de Bogotá, incluyendo el estrato seis.