15 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El novelón de la OAC de la Alcaldía

29 de marzo de 2014
29 de marzo de 2014

Cuatro en lista.- En los 26 meses de gestión del Alcalde Vásquez, ya cuatro personas han ocupado ese cargo, lo cual habla de la inestabilidad con que se maneja el tema de las comunicaciones. El primero fue Julián Rendón, a quien siguió Diana Rodríguez y luego Juan Carlos Sánchez como encargado. Actualmente El despacho está acéfalo y permanece como responsable de la OAC el Asesor Privado Milton René Chávez.

Primer desnombramiento.- Desde el retiro de Diana Rodríguez en diciembre, el Alcalde Enrique Vásquez acordó con su amigo Gerardo Ramírez el nombramiento de la hija de éste, Carolina Ramírez, como titular de la Oficina de Comunicaciones. Carolina renunció a su puesto en una universidad de México y se vino a la ciudad con la ilusión del cargo. Incluso a principios de febrero, durante la celebración del Día del periodista, fue presentada por el Alcalde ante los colegas como la nueva responsable del despacho.

¿Qué pasó?.- Pero algo raro ocurrió, porque el 11 de febrero, fecha para la cual estaba anunciada la posesión de Carolina, un escueto comunicado de prensa de la Alcaldía informó que el acto estaba temporalmente aplazado por la visita que realizaba ese día a Pereira la Ministra del Transporte.  Algo raro estaba pasando, pero nadie acertada a dar respuesta.

García Quiroga en escena- Ahí entró en escena Luis García Quiroga, asesor de prensa de Aguas y Aguas. El funcionario le vendió la idea al Alcalde de montar el Sistema Integrado de Comunicaciones, SISCO, cuya estructura no requería de un Asesor de Comunicaciones, todos tenían funciones específicas, en la OAC se nombraría un simple firmón para los temas administrativos y el coordinador de todo el esquema iba a ser el propio García Quiroga. Así que el decreto de nombramiento de Carolina Ramírez se echó para tras y como premio de consolación se le ofreció un contrato para después de la ley de garantías.

Tiró la toalla.- Pero apenas unas semanas después, García Quiroga tiró la toalla y comenzó a urdir la posibilidad de volver a nombrar a Carolina Ramírez en el cargo que el Alcalde le ofreció desde diciembre. El segundo decreto fue elaborado siguiendo todos los pasos y puesto en manos del Alcalde Enrique Vásquez, quien supuestamente iba a  hacer el anuncio oficial esta semana, en acto organizado por la Jefe de Protocolo, Inés de Rivera y todo.

Segundo desnombramiento.– Pero de nuevo algo raro pasó y Enrique Vásquez no quiso firmar el decreto que le elaboró Luis García, a quien reprendió en forma vehemente. Lo cierto es que Carolina sufrió un segundo desnombramiento, en medio de un manoseo que merece total repudio. Mientras tanto, la OAC sigue al garete, en manos de Milton René como simple firmón y con Luis García detrás como responsable del funcionamiento del tristemente célebre Sistema Integrado de Comunicaciones, SISCO. Y a todas estas, los acuciosos gremios de periodistas han guardado un complaciente silencio.

Razones sin razón.- En la Alcaldía de Pereira existe la creencia que la mala imagen del Alcalde Enrique Vásquez es culpa del Gobernador Carlos Botero. Eso lo dijo el propio Alcalde, al asegurar que el Gobernador está visitando las comunidades para concertar obras de beneficio colectivo, haciéndolo quedar mal ante la gente. De ahí la pobre calificación a su gestión, según Vásquez.

Campaña de desprestigio.- A todas éstas y como represalia, Luis García decidió emprender una campaña de desprestigio en contra del Gobernador Carlos Botero, tanto a través de columnas de prensa como por medio de las redes sociales.  Son ya varias las críticas que el colega ha elevado contra Botero, en un vano intento por desmejorar su imagen y por elevar la de su jefe, Enrique Vásquez. Una curiosa manera de defender la cuchara.

Régimen de terror.– Mientras tanto, en la Oficina Asesora de Comunicaciones se está trabajando bajo el régimen del terror.  No solo se ejerce sobre los empleados una celosa vigilancia, sino que todos están  bajo constante amenaza de no renovar los contratos si se cumplen las actuales directrices. Vaya, vaya…