6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cuidado con la desaceleración china

15 de marzo de 2014

La posición del comercio neto en commodities, excluyendo alimentos, como participación del PIB, se podría decir que Colombia está en un 40%; Perú, en 25%; Chile, 60%, y México, -10%”. Un análisis oportuno que bien debe ser tenido en cuenta al hacer las prospectivas económicas de los próximos dos años. La situación de Colombia es preocupante, pues existe dependencia del comercio exterior en los dos frentes: importaciones y exportaciones.

El grueso de las exportaciones colombianas a China son bienes primarios que pueden reemplazarse en mercados más baratos o simplemente suspenderse ante alguna eventualidad de los mercados. Nuestro país no ha logrado desarrollar una oferta exportable tradicional que trascienda el petróleo, el carbón, el níquel, entre los más importantes para Asia. El diario inglés plantea que el caso colombiano es el más dramático dado que solo exporta commodities. “Chile está muy cercano a este indicador, se podría decir que casi 98%.  Perú no es menos preocupante, podría acercarse a un 86% y México, al que mejor le va de la Alianza del Pacífico, 65% (…) En las ventas al gigante asiático como porcentaje del Producto Interno Bruto, el menos vulnerable es México que se acerca a 0,5%; seguido por Colombia, 1%; Perú, casi 4%, y Chile, 7%”.

Dice el diario económico que para China, cada día son más importantes las relaciones con la región lo que ha implicado un aumento de 21 veces en las relaciones comerciales y generando acuerdos por US$250.000 millones en los últimos 12 años. La misma entidad previó que una reducción de 1% del PIB, le costaría a América Latina 0,5%. Ahora que el país entra de lleno en una etapa de confrontaciones políticas en torno a la profundización del modelo económico, debemos dar un punto de vista necesario, y es el que tiene que ver con la diversificación de los mercados, pues en los últimos años se han abierto muchos tratados de libre comercio, pero no están siendo aprovechados.

Colombia debe tener cuidado con una desacelaración de la economía China, por eso es un imperativo que se trabaje de la mano de los empresarios para abrir nuevas rutas de importaciones y exportaciones. Aprovechar por ejemplo, el TLC con Estados Unidos sigue siendo una necesidad, para que una caída en ventas de materias primas a China no le pegue tan duro a las cifras macroeconómicas.

La Républica