16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Abarco y Canelo de los Andaquíes, dos especies con nuevas herramientas para su conservación

28 de marzo de 2014
28 de marzo de 2014

 

“Cuando decimos que en la Amazonia colombiana tenemos especies amenazadas, debemos decir qué estamos haciendo, y para ello estamos cumpliendo con lo requerido por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que es generar estos Planes de Manejo. Además estamos construyendo, de manera colectiva entre las autoridades ambientales, las autoridades científicas y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible,  los lineamientos para adoptar las medidas que correspondan a la conservación de estas dos especies”, afirmó Luz Marina Mantilla Cárdenas, directora general del Instituto Sinchi.

Estos planes de manejo hacen parte del desarrollo de dos convenios firmados entre el Instituto Sinchi y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que buscan priorizar la formulación de políticas para la conservación de cinco especies: Abarco (Cariniana pyriformis) y Canelo de los Andaquíes (Ocotea quixos), dos especies amenazadas en Colombia, y Cedro (Cedrela odorata), Caoba (Swietenia macrophylla) y Palo rosa (Aniba rosaeodora), especies CITES.

La principal amenaza que enfrentan estas especies es la explotación maderera selectiva. Según el Banco Mundial, en Colombia el 42% de la producción de madera es ilegal. A esto se suma la expansión agrícola y ganadera, y las actividades mineras ilegales.

Para Dairon Cárdenas, coordinador del programa Ecosistemas y Recursos Naturales del Instituto Sinchi, “esto lo que dice es que pese a la normatividad existente hay una dinámica muy compleja que amenaza el futuro de estas especies a corto plazo. El Instituto Sinchi desarrolló mapas de distribución potencial de estas especies, así como  herramientas moleculares para su identificación y el control del tráfico ilegal. Además se evaluaron las poblaciones naturales identificadas y con esto se generaron lineamientos de manejo para su conservación”.

Instrumentos de política y gestión, conservación de la especies en situ y ex situ, lineamientos de investigación y monitoreo, educación y divulgación, son las cinco estrategias que plantea el Instituto Sinchi como aporte a la conservación del Abarco y el Canelo de los Andiquíes.

Para el Instituto Sinchi haber contado con la presencia de las corporaciones autónomas regionales es de gran importancia para la implementación de los planes de manejo de estas especies que, según la primera parte del Libro Rojo de Plantas de Colombia, han sido  fuertemente explotados por su madera.