16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿El ministro lo sabía?

16 de febrero de 2014

lizcanoHace apenas una semana nos sorprendieron los titulares sobre unas nuevas «chuzadas», nada menos y nada más que a los negociadores del proceso de paz. El presidente Santos apareció en la televisión y con tono enérgico aseguró que las rechazaba y que eran ilegales. Pero, al día siguiente cambió la versión. Dijo que esas «chuzadas» correspondían a actividades legales de inteligencia y que en un primer momento había sido mal informado.

Ese reversazo no tuvo el protagonismo en los medios de comunicación que sí tuvo el destape, por parte de la revista Semana, de las «chuzadas». Al calor de la noticia, reconocidos columnistas se atrevieron ligeramente a fijar posiciones. Porque aquí, en Colombia, la noticia y la opinión se produce al calor de los hechos. La chiva no deja mayor rango para el análisis, pero la opinión es precisamente eso: análisis. Y no es razonable que respetados columnistas salieran a insinuar, sin el análisis debido, que el responsable del espionaje era el expresidente Uribe.

Esos columnistas y los editoriales de algunos diarios no se tomaron el trabajo de analizar con más profundidad la información, pues la misma revista Semana reveló que las chuzadas eran legales. Según se conoció, algunos altos mandos de la Fuerza Pública le advirtieron al propio Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, que esa actividad era legal y que hacía parte de la inteligencia del Estado. Tan es así que fue a un general al que le tocó coordinar la operación.

Muchos interrogantes se derivan de esta situación. Es poco creíble que el Ministro de Defensa no tuviera conocimiento de la operación Andrómeda, que era ejecutada por oficiales y suboficiales. ¿Acaso el Ministro se hizo el de la oreja mocha cuando estalló el escándalo? ¿Acaso estaban infiltrando a las Farc para obtener información y así seguir propiciándole duros golpes? ¿Cómo es posible que el Ministro Pinzón no se haya enterado de los allanamientos de la Fiscalía?

La lista de preguntas continúa: ¿no será que esa fachada llamada operación Andrómeda hacía contrainteligencia en el interior del mismo Ejército? No hay que olvidar que el expresidente Uribe ha demostrado tener información privilegiada a través de los militares. ¿Sería esta una forma de cazar a los sapos? Y más preguntas: ¿tiene la Policía Nacional su otra Andrómeda? ¿Por qué la Fiscalía sale ahora a decir que no tiene nada en sus manos para demostrar que esas chuzadas son ilegales? ¿Por qué no destituyeron de inmediato a los dos generales responsables y sólo los apartaron de sus cargos?

Lo cierto es que Mauricio Ricardo Zúñiga, jefe de Inteligencia del Ejército, y Jorge Andrés Zuluaga López, director del Citec, a quienes apartaron de sus cargos, tienen muchas respuestas. Una fuente confidencial señaló que ellos habían informado de todo al Ministro, pero por temor a ser destituidos han preferido mantener el silencio. Y sí, es impensable que, tratándose del Ejército, no recibieran órdenes ni pasaran informes a sus superiores. Y es aún más desconcertante que tanto el alto Gobierno como el Fiscal General y el Procurador, dejen que este asunto se dilate y los colombianos nos quedemos como siempre, sin respuestas.