17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Código penitenciario se queda corto ante crisis carcelaria

16 de febrero de 2014
16 de febrero de 2014

Esta situación podría causar tragedias de incalculables consecuencias, como ya se anunció en patio cinco de Bellavista que deberá demolerse y trasladar de manera urgente a más de 1424 internos que allí se encuentran cuando sólo tiene capacidad para albergar 369.

El Centro democrático en cabeza del candidato a cámara de representantes, Oscar Darío Pérez, manifiesta la angustia que causa ver en las noticias, internos durmiendo apretujados unos contra otros, padeciendo enfermedades, mal alimentados y con una justicia que no resuelve la situación de tantos sindicados, pues son miles y miles de ciudadanos, que no tienen su definidos sus casos, muchos sin representar peligro para la sociedad y tantos otros que si bien han cometido algún delito, no encuentran el ambiente propicio para su rehabilitación

El cabeza de lista a cámara por el Centro Democrático en Antioquia Oscar Darío Pérez, preciso que las cárceles del país no promueven la resocialización por lo tanto hay que realizar una evaluación del recurso humano carcelario y penitenciario, para promover empresas productivas dentro y fuera de los mismos establecimientos, teniendo en cuenta la capacidad y preparación de cada uno de los internos, y las adaptaciones físicas que se deban desarrollar para tener mayor infraestructura física, para atender correctamente a quienes vayan a terminar de pagar su condenas.

Ante la magnitud del problema, que ya va teniendo consecuencias trágicas, como lo vivido en Barranquilla, se hace indispensable que desde el congreso se respalde un programa que garantice salir adelante. Para Oscar Darío Pérez, la descongestión carcelaria es un mecanismo a seguir revisando pues las cárceles están inundadas de personas inocentes o que no son delincuentes consuetudinarios y pueden ser rehabilitados sin necesidad de estar en prisión.

Preciso el candidato, que hoy Colombia es un caso atípico en el mundo porque con su código penal se convierte en un fábrica de presos en el que la única fórmula de castigo sea la de privar a las personas de su libertad y hasta han metido a la cárcel a gente inocente, situación que deriva en demandas contra el Estado, con pretensiones que superan varios billones de pesos.

El Congreso, no puede seguir aprobando todas las ideas de los gobiernos que buscan seguridad a punta de aumentar los castigos a conductas que no merecen prisión, mientras por otro lado para delitos de lesa humanidad, promueve la impunidad.