17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Rescatan a quindiana secuestrada por hombre que conoció en internet

31 de enero de 2014
31 de enero de 2014

 

La ciudadana de 40 años de edad y natural del municipio de Calarcá fue rescatada en los últimos días de una especie de jaula en la que su esposo la mantenía desnuda y encerrada en una casa vieja en la ciudad de Cancún, México.
Así terminó la relación que esta quindiana inició a través de la red social con un ciudadano de ese país hace tres años aproximadamente.

Todo pintaba muy bien, pues el hombre de profesión abogado, logró cautivarla hasta hacerla su esposa, a pesar de que no se conocían personalmente.
Los trámites los hicieron en una notaría de Calarcá con los documentos que este le envió.
La forma como pasaba todo, incluso hizo que sin conocerlo se ganara además el apreció de la familia, que lo veía como un gran hombre, sin ni siquiera imaginarse lo que estaba planeando.

Tras formalizar su relación y cuando ella esperaba que él viniera para celebrar su boda por lo alto, todo dio un giro inesperado, pues este hombre la llamó y comenzó a intimidarla para que viajara pronto y que de no hacerlo ponía en riesgo no solo su vida sino también la de sus familiares.
Así a Bermúdez Gómez no le quedó otra opción que viajar al país centroamericano hace unos nueve meses, dejando a sus dos hijos al cuidado de su señora madre, pensando que todo se arreglaría.

Infortunadamente no fue así y al llegar allí inició su verdadero calvario, en medio del cual el individuo la dejó comunicar con sus parientes unas pocas veces para no despertar sospechas, pero vigilándola para que no dijera nada.

Todo parecer indicar que este sujeto sin que ella se diera cuenta la había hecho firmar un seguro de vida a su favor en caso de que falleciera, por lo que allí lejos de su familia sin quien la defendiera, la llevó hasta un inmueble apartado donde la desnudó y la encerró todo este tiempo.
Un mes le faltaba para poder hacer el cobro del mismo y quizá por ello la mantenía con vida, aunque en unas condiciones inhumanas. De vez en cuando la alimentaba.

La falta de comunicación tras varios días causó extrañeza a su progenitora, quien al no poder hacer contacto con ella, decidió ir hasta la oficina del CTI de Calarcá para denunciar la desaparición de su hija.
Por fortuna allí encontró personal capacitado y comprometido con sus funciones que le prestó toda la atención necesaria al caso e inició los trámites pertinentes ante las autoridades correspondientes para esclarecer lo que estaba pasando.

Los contactos oportunos con Bogotá y con las autoridades mejicanas permitieron que allí se le diera todo el trámite al caso y se procediera a la búsqueda de la ciudadana con base en la dirección que le había suministrado con anterioridad a su mamá.
Fue así como la Policía Federal adelantó un allanamiento a
una vivienda con esta ubicación, donde efectivamente encontraron a Martha Lucía en las mencionadas condiciones, con graves problemas de salud física y afectaciones psicológicas.

Durante el procedimiento además el hombre fue sorprendido en flagrancia, pues en ese momento estaba allí llevándole algo de comida.
Ello permitió que fuera de inmediato aprehendido y puesto a disposición de la autoridad competente para su judicialización.

Lo que se ha logrado indagar es que por la situación de orden público que se vive en ese país, para él hubiese sido muy fácil y era lo que tenía pensado, darla por muerta y atribuirle su deceso a un grupo armado ilegal.
Cerca de la medianoche de este jueves la quindiana llegó al aeropuerto Matecaña de Pereira, Risaralda, en compañía de agentes de la Policía Federal de México, quienes la custodiaron desde el mismo momento de su rescate hasta entregarla al personal del CTI en Colombia.

Seguridad especial debieron brindarle, ya que tuvo que asistir a varias audiencias y citaciones judiciales referentes a lo que le sucedió para denunciar a su captor.
Allí en la terminal aérea de la capital risaraldense se dio finalmente el feliz reencuentro con su señora madre.

Crónica del Quindío, Armenia