19 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Licorera de Caldas cerró el 2013 con un incremento de ventas de 13%

16 de enero de 2014
16 de enero de 2014

 

Según los registros, al cierre de 2013 en comparación con el año 2012, las ventas nacionales crecieron 9%, que corresponde al 70% de las ventas totales en las cuales hubo un incremento de 13%, incentivado por la comercialización de alcohol.

Estos resultados reflejan un aumento en ingresos por ventas de aproximadamente $11.000 millones. “Todo esto gracias a un trabajo conjunto del equipo de logística y la Gerencia Comercial, que con sus rigurosas estrategias cumplieron su objetivo central, como fue garantizar el suministro oportuno para toda la cadena productiva”, afirmó Julián Gómez Giraldo, gerente del área comercial.

Además se destacó que durante el año 2013 se redujeron los costos a través de un trabajo colaborativo de la cadena de suministros. “Hubo una reducción de 50% en niveles de inventarios y se mejoró la atención al cliente, que consiste en tener un indicador de entregas perfectas a los distribuidores de 97%”, dijo Felipe Zuluaga Varon, director del equipo de logística.

Mejores niveles de reducción de inventarios

La Industria Licorera de Caldas (ILC) registró el mejor nivel en reducción de inventarios, 50 %, lo que permitió también la disminución de costos de producción, según los informes evaluativos de la empresa.

Ese ahorro de inventarios representa para la ILC la rebaja de los costos en materias primas por cerca de $1.300 millones; en envases y empaques $2.400 millones, y en productos terminados una reducción de $2.100 millones.

“Se dejó de comprar por un valor de $8.400 millones, porque realmente no se necesitaba. La estrategia de antes era diferente, se compraba, se mantenían en las bodegas y se iba consumiendo en el tiempo, lo cual se convertía en un problema debido a la obsolescencia y a los grandes volúmenes de botellas en inventario que se deterioraban. Así se redujo el ciclo de inventario e impactamos directamente el ciclo de caja”, expresó Felipe Zuluaga Varon, director del equipo de logística.

Lo que le conviene a la ILC es tener más productos terminados en bodegas que materias primas e insumos. “De nada nos sirve tener botellas, tapas, etiquetas guardadas, lo que nos sirve es tener ron y aguardiente para cuando lo pida el cliente, poder atenderlo eficientemente”, agregó el funcionario.