18 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Qué vergüenza para Caldas, y para el país!!

17 de enero de 2014
17 de enero de 2014

marco uribeQué gran favor le hubiese hecho a la democracia el columnista si el artículo en mención hubiere tenido un enfoque inverso: ¡Por quién no votar!, así se piense que es una parodia al memorable artículo «De los nombres en mayúsculas y en minúsculas», escrito por don Guillermo Cano (qepd) para su Libreta de Apuntes de El Espectador, en los primeros días de marzo de 1990, y al cual todos se hicieron los de la vista gorda con resultados nefastos reflejados en el anterior Presidente y en el Congreso nacional. (ver artículo de Daniel Coronell

http://www.semana.com/opinion/articulo/guillermo-cano-la-memoria-olvido/82680-3)

Caldas, antes de la desmembración del Quindío y Risaralda, y aun mucho tiempo después, ostento el merecido reconocimiento nacional de ser el departamento modelo del país en sus distintas facetas, especialmente en lo referente a su dirigencia política y, por sobre todo, a sus ilustres voceros en el Congreso de la república, y otros más que ocuparon altas dignidades en las instituciones del Estado, viniéndose a menos y de manera abrupta  la egregia representación de antaño, quedando sólo una gran nostalgia acompañada de una inmensa vergüenza por la elección de algunos  parlamentarios elegidos en este agreste terruño, especialmente a partir de 2010, vergüenza que se hace extensiva a otras latitudes en donde se depositaron votos para el Senado.

Caso patético y de enfermiza cobardía es el que viene padeciendo una mayoría considerable del electorado activo permitiendo la elección de unos Congresistas zánganos- parasitarios y corruptos, ora por la inicua compra-venta del voto, ora por su ignorancia supina, otros por manía abstencionista, y otros más por el embeleco del voto en blanco que sólo sirve para atornillar a esos personajes indeseables, y con gran cinismo como justificando su error se la pasan los 4 años lamentándose como plañideras por la descomposición reinante en el país, y señalando al Congreso como el mayor foco de corrupción. ¡Qué ingenuidad tan mimetizada y qué cobardía tan marcada!

La fundación o nacimiento del Partido de la U., sólo sirvió para catalizar una parte de la escoria sobrante de los otros Partidos o movimientos políticos y albergar a otros sin ideología definida y buscando camuflar su oscuro pasado delictivo; sería de una ignorancia supina desconocer el gran aporte  que les hizo el Partido de la U., al aceptar en su seno a una cantidad considerable de personas indeseables que militaban en aquellos, coadyuvando así a una catarsis no solo en los cuadros directivos, sino en sus seguidores, y para corroborar lo aquí afirmado, solo se requiere revisar el inventario de los políticos incursos en parapolítica, unos  condenados, otros privados de la libertad y el proceso en curso, cantidad de Autos Inhibitorios que no constituyen “Cosa juzgada” y un sinnúmero de investigaciones preliminares que la Corte se ha hecho el de la vista gorda, la mayoría de sus protagonistas pertenecen al Partido de la U.

Esos vínculos estrechos entre algunos parlamentarios del Partido de la U.,  y los que antes se conocieron como paramilitares, hoy sus reductos activos en varias regiones del país, concretamente en el Oriente de Caldas, parecen ser indisolubles según se puede inferir por la descarada pasividad de la Corte y fiscalía y el acontecer cotidiano de diferentes hechos notorios en el ejercicio de la política partidista y su respaldo irrestricto entre sí sin consideración a sus actividades o a su pasado, primando solo la cauda electoral y su contraprestación económica lo que asegura un perfecto contubernio que les permite delinquir a sus anchas, asegurando así una impunidad garantizada a través de la Corte Suprema con su justicia selectiva y de la inoperancia y corrupción de la fiscalía.

En las elecciones parlamentarias de 2010, el ministro de Hacienda de ese entonces, Óscar Iván Zuluaga, jefe natural en Caldas del Partido de la U., junto con la “Marquesa del Alto del Perro”, Adriana Gutiérrez Jaramillo, con gesto omnímodo, omnipotente y antidemocrático  y con una desfachatez veleidosa e infinito irrespeto y desprecio para con el pueblo caldense en particular y para con el colombiano en general, de manera arbitraria impusieron, sin sonrojarse, a ciertos candidatos carentes de un mínimo de condiciones, sobre todo, en lo moral y ético, como voceros de ese Partido en el Senado y Cámara.

No obstante, saber a ciencia cierta las estrechas relaciones de estos personajes con el paramilitarismo en el Magdalena Medio (Oriente caldense), los ingenuos e irresponsables electores de esta región cayeron en la trampa y depositaron su voto por estos querubines de la democracia saliendo elegidos sin ninguna dificultad y sin imaginarse el enorme daño que le hacían a la institución legislativa, ya que así coadyuvan al apoltronamiento de estos holgazanes, lo que les facilita el camino para llevar a cabo sus ignominiosos desafueros delictivos.

Para nadie es un secreto que el Partido de la U., es el Partido “in” y el brazo político del retal de los paramilitares. Los “ilustres” que salieron elegidos han brillaron en el recinto donde descansa la democracia por su mutismo producto de múltiples complejos e incapacidad; por su desidia, ineptitud e ignorancia para presentar un proyecto de ley, así se trate de un “saludo a la bandera” y, también, por ser unos buenos pedigüeños (léase tráfico de influencias) de burocracia para otros ineptos y pensionados, y siguen campantes como buenos parasitarios succionando de esa privilegiada sinecura, y esperando con cinismo extremo que los imbéciles electores, unos por ignorancia supina y otros por unos miserables pesos, le depositen el voto para su inmerecida y aberrante reelección. Esos son los gajes de la democracia. ¡Qué vergüenza para Caldas, y para Colombia!!   

No hay derecho a que haya tanta ingratitud con nuestro país y resulte algún nefelibata depositando su voto por un candidato del Partido de la U., sería el acto más irresponsable de su vida, una falta inconmensurable de dignidad, un deterioro de las neuronas y una decisión de tal naturaleza que sólo cabe en un “minusválido mental”; el voto direccionado a ese destino, es un pecado capital que no tiene perdón ni en la Corte Celestial.

Hay candidatos buenos y buenísimos por doquier, para todos los gustos y colores, solo debemos de proscribir las envidias, los maniqueísmos y los delitos de sangre que no existen.
En Caldas debemos revitalizar los Partidos tradicionales, Colombia los requiere con suma urgencia, existen listas liberales y conservadoras con gente buena y trabajadora, sin mácula ni subjudice, que no tiene Autos Inhibitorios, ya que estos son procesos en stand by, o sea no hacen tránsito a cosa juzgada. Son profesionales, con serias y sanas propuestas políticas, abiertos al dialogo e incluyentes, enemigos del autoritarismo, demócratas hasta el tuétano, el único pecado, para algunos, es proceder de gente humilde, me refiero a MARIO CASTAÑO PÉREZ, de Pácora, para más señas. En el tarjetón para Cámara de Representantes, marque
L-105.

Apostilla: Para los incrédulos, y que tengan como argumento el sectarismo político, en la Corte Suprema de Justicia – radicado 36164- hay un proceso por Concierto para Delinquir, se dictó por aquello de la manía selectiva Auto Inhibitorio, y por aparecer nuevas pruebas en declaraciones de víctimas del paramilitarismo se solicitó su reapertura.
En la fiscalía 25 de la Unidad Nacional contra el Terrorismo- radicado314- se encuentra el proceso de Concierto para Delinquir, comprometidos un Alcalde actual y un ex Alcalde. Este proceso es clave para decidir sobre el proceso mencionado que adelanta la Corte. Está en una dilatación inexplicable, y se han tejido sobre él toda clase de comentarios y dinero por camionados.

Hace días no recibo amenazas de muerte, será que están fabricando una prueba para desvirtuar el indicio, que casi es plena prueba. Hay que averiguar con los de mi pueblo y con el presidente de la Cámara de Representante.

Manizales, enero 10 de 2014.