28 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El transfuguismo o estafa política

21 de enero de 2014

ferney pazLo anterior para quienes ostenten  investiduras de elección popular, sin contar con  el tráfico electoral de aquellos  que por esta época  se pasean por las casas de campaña buscando como comercializar el voto, a pesar de pertenecer y  estar  carne tizados o censados en una agrupación política. (Ya desde  la época  Mostesquieu  éste cuestionaba  la compra de votos)
Estos procederes de la conducta humana, tiene  una denominación que responde  al transfuguismo  político.

El diccionario de la  Real Academia Española de la lengua  lo define, como “volver a cambiar, mudar y chaquetear.”

Básicamente se expresa con ello una connotación negativa respecto de una persona determinada ante una situación dada y en política se caracteriza como “aquel que democráticamente elegido, abandona la formación política en la que se encontraba para pasar a engrosar las filas de otro partido o movimiento”.

La práctica del transfuguismo se ha convertido en  un hecho cotidiano en la política  regional y nacional, en donde sin rodeo alguno cambian de movimiento como si se tratara de algo que se compra y se vende, originando una titularidad personal de engaño, de añagaza frente al electorado que observa con perplejidad como se mercadea la política, hasta el punto de ver a dirigentes de partido, convertidos de la noche  a la mañana en  voceros  de candidaturas opuestas ideológicamente.

Estos  comportamientos  bien pueden constituir una estafa política que afectan el sistema institucional de las naciones, por cuanto se está falseando la representación popular y si bien tienen un relativo respaldo legal,  debe generar un rechazo de índole moral, en donde el elector debe ser consciente de  no aceptar dichos  procederes  propios de  mercaderes, desarrollando una fuerte labor de educación política, para que en un futuro los ciudadanos impidan con su voto el recrudecimiento de este fenómeno, por demás vergonzoso.

El tránsfuga, corresponde a una denominación política que traicionando su partido o movimiento de  origen, se trasladan  a otras fuerzas  buscando  obtener un beneficio electoral, y  ocurre siempre por motivos inconfesables y sin ningún sustento ideológico, traicionando unas ideas con las que fue reconocido y ejerciendo una pusilanimidad  que tratan de esconder  frente al  electorado.

En  Colombia se  pretendió evitar esta práctica a través de la ley de bancadas, pero algunas de estas reglas fueron modificadas a raíz  de la reforma del 2009, y de la ley estatutaria 1475 de 2011, que abrió  el  camino para su desarrollo entre  los partidos, como producto del resquebrajamiento  de las colectividades por la pérdida de sus verdaderos perfiles ideológicos.

Siempre se ha sostenido que  la solidez de una democracia radica en el funcionamiento de partidos   fuertes y vigorosos, que canalicen el sentimiento popular, pero será imposible hacerlo con movimientos integrados por  desertores que aplican para  desgracia institucional,  los falseados principios que en política vale casi todo para alcanzar o mantener el poder, con el agravante que se pasean por las plazas públicas o llegan al gobierno, como los benefactores del país, de las regiones, sin tesis , ideas  o programas,  a diferencia de lo que ocurría en la antigüedad, en donde se decía “que Roma no paga traidores“..

Lo cierto del caso es que para el infortunio de la política colombiana, todavía rondan por las regiones falsos promeseros, que aprovechando el momento electoral, están más pendientes de sus propios intereses que los de la colectividad, a los que  habrá que  derrotar para sanear las costumbres políticas de la nación y solo podrá  darse aplicando en debida forma los estatutos de las colectividades,cuando  esos fariseos de la política  pretendan  retornar a la casa solariega después de haber apostatado bien por cobardía o ambiciones sin horizonte .

ADENDA:  La sanción disciplinaria al alcalde de Bogotá por parte de la Procuraduría general de la Nación, se ha convertido en toda una novela y seguramente estará en la mira de los ingeniosos libretistas  de la Tv  para realizar un seriado, que bien podría denominarse, la “lucha entre dos dogmáticos”, un representante del Ministerio Público que  aplica con severidad las normas disciplinarias a unos  y benevolente con otros , cuando de por medio median intereses de grupo  o sectores de opinión .

Y, un funcionario elegido por  voto popular, que se niega  reconocer sus errores  administrativos y acude a todas las  artimañas y tácticas de dilación, para  no cumplir con  un acto administrativo que lo  sanciona y sobre el cual puede ejercer  todos los recursos  que le consagra el Estado de Derecho en su favor , utilizando los mecanismos  de ley,  que van desde la debida notificación,  agotamiento del procedimiento gubernativo y demanda contenciosa  con medida  de suspensión provisional ante el Consejo de Estado y no a través de  acciones improcedentes , que lo que hace es congestionar una jurisdicción  caracterizada por su lentitud y atraso judicial .

Ahora bien, si la discusión se centra en determinar si la Procuraduría posee la facultad de  sancionar a funcionarios  de elección popular, la estructura jurídica actual  lo permite con respaldo jurisprudencial de la Corte Constitucional, situación que debe ser objeto de reforma  inmediata, si se considera que se está  vulnerando los derechos políticos del elegido, pero no con la tesis peregrina que estos quedan por fuera de cualquier control  fiscal o disciplinario. Todo abuso de  funciones constituye un peligro para una democracia.

Una lástima que  un tema  de estricto  manejo jurídico se haya convertido en una puja de poderes, de protagonismo mediático, en donde intervienen medios,  apoderados ( se comenta que algunos  tienen contratos profesionales con   entidades oficiales del  Distrito) y concentraciones  populares de protesta y rechazo, convocados por el encartado disciplinado desde el balcón de  la sede  administrativa, abrigando la esperanza que no se esté iniciando un trágico fandango oclocràtico, como  parece insinuarse por lo que se palpa  en la ciudad capital, que es la única perdedora en este caos administrativo .

Adenda dos : Un campanazo de alerta para el movimiento “Centro  Democrático “ que lidera el  ex presidente Uribe, al ser  abucheado y expulsado de la plaza  principal de Tunja en su correría el pasado fin de semana . La dinámica de la política hace  que el elector reflexione a tiempo y no se repitan hechos del pasado.

Bogotá, Enero 21 2014

Columnas del autor

*Justicia: ¿La tenemos?
*Que no se repita la historia
*El tape, tape, tape
*Una confusa exposición de motivos
*La convención liberal frente a la justicia
*Estado, violencia y polarización
*Reforma judicial sí, pero estructural
*¿Quién le pone el cascabel al gato?
*Las listas cerradas VS listas con voto preferente
*Los costos electorales, exorbitantes y ostentosos
*La reelección
*Régimen disciplinario de los partidos
*Indiferencia electoral o ausencia de cultura política
*El control fiscal. Reforma al sistema de postulación
**El referendo. Ventajas y desventajas
*Natalicio del ex presidente López Michelsen. Homenaje liberal
*Adhesiones que incomodan.
*Equilibrio salarial o bonificación preelectoral
*La protesta social.
*Caldas y su elección atípica
*Venimos del ayer y vamos recorriendo un camino
*
La justicia como ideal o la justicia del miedo.
*Como eran amigos de Rolando…
*Hermandad sí, pero sin amenazas
*
Eficiencia judicial vs turismo internacional.
*Inicio de la campaña presidencial
*
Política de consenso y de convivencia para Caldas.
*Sevilla: la del Valle
*La cooptación restringida.
*
El voto y un catálogo de necesidades sociales.
*La igualdad ante la ley. La detención intramural

*Aspirantes a granel. Y los programas?

*9 de abril: magnicidio de Gaitán.
*Las paradojas de la actividad financiera.
*Marcha por la paz y la debida justicia
*Relación periodismo-justicia.
*Colpensiones: una ofensa a la seguridad social
*
Blindar el voto
*Aerocafé: con la cruz a cuestas
*La edad de retiro forzoso en la rama judicial
*Esfuerzo presupuestal del Estado VS eficiencia judicial
*La circunscripción nacional para Senado en Colombia
*
La mal llamada reforma tributaria.
*En la búsqueda de un año promisorio.
*
Reflexiones de fin de año.
*Los cacos de «Interbolsa»

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial