22 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Condenada a 28 años de prisión enlace de las Farc para la compraventa de secuestrados

18 de enero de 2014
18 de enero de 2014

La acusación hecha por  la Unidad Nacional contra el Secuestro y la Extorsión advierte que Esquivel Vanegas, el 20 de septiembre de 2007, convenció al propietario de una  empresa de seguridad, Jairo Augusto Niño Maldonado para que la acompañara a llevarle unos medicamentos a su madre quien reside en la localidad de Ciudad Bolívar, al sur de la capital.

La sentenciada quien había  trabajado en la compañía y a la vez ex compañera sentimental de uno de los socios,  esperó en una esquina a Niño Delgado para abordar su vehículo, pero al llegar al destino, salieron de una vivienda varios hombres armados y lo escondieron en el baúl del automotor, que no apareció después de los hechos.

La víctima sintió que alias La Mona le cubrió el rostro con un trapo y al tomar un vaso con agua, perdió el conocimiento. Despertó tres días después en una zona rural y montañosa, en poder de las  Farc.

A partir del 23 de septiembre de 2007, la familia del secuestrado recibió llamadas de una persona identificada como Edward, “comandante del conjunto central de las Farc”, quien en un principio les exigió seis mil millones de pesos a cambio de dejar libre al secuestrado.

La negociación duró alrededor de un año, al cabo del cual le fue entregado a los captores varias sumas que ascendían a cientos de millones de pesos. El empresario fue finalmente liberado el 2 de noviembre de 2008, en el Cañón de las Hermosas, jurisdicción del municipio de Chaparral (Tolima).

Entre los elementos materiales probatorios que el ente acusador hizo valer en juicio se encuentran interceptaciones telefónicas, fotografías, videos y el testimonio de la víctima quien señaló que en cautiverio, los guerrilleros  le informaron que había sido una empleada suya la que lo había vendido y cómo ayudo a planear el secuestro.

El argumento de la defensa no logró desvirtuar que “se encontraba en un lugar totalmente diferente a aquél en el que se dice ocurrieron los hechos, en Barbosa, Santander”, lo cual no pudo ser corroborado por los testigos quienes por el contrario en versiones contradictorias le dieron la razón a la Fiscalia delegada en el caso.

La sentencia contempla además, el pago de 5.000 salarios mínimos legales vigentes y la prohibición para ejercer cargos públicos por el mismo tiempo de la condena.