16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombianos se endeudan por periodos cada vez más largos

20 de enero de 2014
20 de enero de 2014

 

El año pasado también se decidió que otra parte importante de esos mismos créditos, el 39,9 por ciento, se pagaría entre tres y cinco años, lo que eleva a cerca del 80 por ciento la concentración de los préstamos de consumo, diferentes a tarjetas de crédito, que se cancelarán a un mayor plazo, cuando en el 2005 esto apenas llegó al 52 por ciento, según estadísticas del sistema financiero.

Aunque esto, a simple vista, no tendría mayor problema, el Banco de la República sí advierte que, con esta tendencia, las entidades financieras quedan expuestas a un mayor riesgo, en la medida en que, en cualquier momento, la situación económica del país y de los deudores puede cambiar afectando la calidad de la cartera.

Daniel Castellanos, vicepresidente de la Asociación Bancaria (Asobancaria), señala que ha sido un aumento moderado en medio de una menor dinámica del crédito de consumo, que creció muy rápido en el 2012 pero que se frenó el año pasado.

En la misma dirección se pronunció Gerardo Hernández, superintendente financiero, quien dijo que si bien los hogares han aumentado de alguna forma sus créditos (de consumo) y los plazos, hay que destacar que esos préstamos se están utilizando hoy para muchas más actividades que antes se financiaban solo con microcrédito. Ya no son exclusivos para gasto ordinario.

“Hay un crecimiento marginal en los plazos; se le está haciendo seguimiento a este fenómeno, pero estamos esperando a mirar lo sucedido en diciembre para ver si la situación es preocupante y amerita la adopción de medidas adicionales”, precisó el funcionario.

Lo que tranquiliza a las autoridades es que esta situación se da en momentos en que el crecimiento de la cartera de consumo está en niveles sostenibles. Hasta noviembre del 2013 era del 10,1 por ciento real anual, cuando un año atrás rondaba el 15 por ciento, descontada la inflación.

A su vez, las deudas ‘colgadas’ en consumo solo aumentaron 6,54 por ciento real para el mismo mes, mientras que en noviembre del 2012 su ritmo era del 24,6 por ciento, lo que en opinión de Hernández denota una mejora sustancial en la calidad de estos préstamos.