24 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Aplazada condena de Héctor Zambrano

28 de enero de 2014
28 de enero de 2014

 

Al final de la diligencia de individualización y después de haber escuchado a la Fiscalía, la defensa, el procesado, los representantes de las víctimas y la Procuraduría la jurista declaró que la lectura de sentencia se llevará a cabo el próximo 14 de marzo.

Héctor Zambrano,que se encuentra recluido en la cárcel La Picota desde abril, habría participado en la celebración del contrato de 67.000 millones de pesos que se adjudicó a la Unión Temporal Transporte Ambulatorio en 2009, para que prestara el servicio de ambulancias. De ese contrato salieron comisiones para pagarle sobornos a varios personas entre las que se encuentran políticos, particulares y exfuncionarios del Distrito.

En su intervención en la audiencia, Zambrano expresó que no se robó “los 17.000 millones de pesos que dicen” pero que aceptó “los cargos porque no tengo cómo pagar un abogado por tres o cuatro años que es lo que dura un proceso de juicio». «Yo cumplí todos los requisitos legales en el contrato de las ambulancias, puntualizó». También afirmó que el exsubdirector técnico del IDU, Inocencio Meléndez, y los contratistas Manuel Pastrana y Emilio Tapia mienten.

El exsecretario y su defensa contaron que desde la llegada de Zambrano al Búnker de la Fiscalía, cuando se dictó su medida de aseguramiento en abril pasado, fue coaccionado para no declarar lo que sabía sobre el desfalco a la administración distrital en la alcaldía Samuel Moreno. «Fue obligado a dormir en una celda con tres personas que lo amenazaban» puntualizó el abogado Pedro Nel Escorcia. Añadieron que el exsenador Iván Moreno le hacía visitas al exsecretario y le afirmó que él manejaba el centro de reclusión y que «tuviera mucho cuidado con lo que iba a decir».

Ante esta situación el representante de la Procuraduría afirmó que «nada se dijo sobre estas amenazas» en las etapas previas del juicio y cuestionó a la Fiscalía y al juez de garantías por la demora en considerar la protección del procesado.

Zambrano expresó que es consciente de que «cometí un error pero muestra mi hoja de vida que siempre actué de acuerdo a la función pública». Hecho que fue reconocido por la Fiscalía, pues expuso que hasta el episodio de la contratación «el procesado siempre ejerció su cargo de funcionario público con honestidad».

El ente investigador explicó que «la acción por la que se le han imputado los tres delitos corresponde a un solo tipo de contrato» y que, a diferencia de otros procesados por el carrusel de la contratación, no ha tenido participación en los otros frentes que desangraron a la capital. Razón por la cual, su conducta delictiva «no es sistemática ni recurrente», puntualizó el ente investigador.

El fiscal José Vicente Valbuena también expuso que Zambrano no tiene más investigaciones en su contra y por tanto carece de antecedentes. Ante lo que el representante del Ministerio Público argumentó que «no por buena conducta previo a los hechos el procesado merece un trato diferencial, pues debe haber una «imposición de la pena que retribuya de manera justa el alto daño causado».

El ente investigador recordó que el exsecretario tiene principio de oportunidad y ha cumplido la matriz de colaboración, «permitiéndole a la justicia avanzar en la investigación del carrusel de la contratación». De hecho, en septiembre pasado, Zambrano logró un preacuerdo con la Fiscalía en el que se comprometió a entregar información sobre las irregularidades que rodearon la celebración de convenios en la capital de la República en el sector salud.

El abogado defensor Pedro Nel Escorcia resaltó que Héctor Zambrano participó activamente en los interrogatorios ante la Fiscalía y que «ha sido muy transparente en sus declaraciones».Tanto que entre los primeros nombres mencionados por el exsecretario de salud se encuentran los hermanos Samuel e Iván Moreno Rojas, quienes en su calidad de alcalde de Bogotá y senador de la República presionaron para resultar beneficiados con estas concesiones.

El excontralor Miguel Ángel Moralesrussi y el expersonero Francisco Rojas Birry también fueron salpicados por parte de Zambrano. Les sigue Juan Varela, íntimo amigo de Samuel Moreno. Según Zambrano, se le entregaron $120 millones de las ambulancias por instrucción de los hermanos Moreno.

En el capítulo de los concejales, el exsecretario detenido mencionó a Jorge Ernesto Salamanca, Andrés Camacho, Ómar Mejía, Wilson Duarte, Antonio Sanguino, Carlos Vicente de Roux, Germán García, Severo Correa, Darío Fernando Cepeda, Isaac Moreno, Álvaro Argote, José Juan Rodríguez, Orlando Santiesteban, Orlando Parada, Nelly Patricia Mosquera, Venus Albeiro Silva y Edward Arias. De acuerdo con el testigo, varios de ellos se enriquecieron ilícitamente a través de comisiones, cuotas burocráticas en hospitales del Distrito o recursos que pedían para manejar la contratación de la salud en Bogotá. Sin embargo, los detractores de Zambrano aducen que sus testimonios son muy gaseosos y que, en algunos de los señalamientos, no hay una prueba distinta al testimonio.