25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Zuluaga a la presidencia, Uribe al poder

28 de noviembre de 2013
28 de noviembre de 2013

Ha demostrado tener carácter. Su intervención reciente contra José Obdulio Gaviria, el consueta del señor Uribe, la categórica afirmación sobre su peligrosa inclusión en la lista  para  el  Senado, demuestra independencia para emitir conceptos, gústele o no a los de su comparsa. Muchos puntos ganó con  ese ineficaz plantón depurador.    

Alvaro Uribe, en muchos aspectos, es el reverso de Zuluaga. Este es un personaje jovial, Uribe es hosco e impositivo.Zuluaga hace aperturas para el diálogo; Uribe es monólogo imperial. Zuluaga se deja convencer cuando el contrario tiene la razón; Uribe es cerrero, y cree poseer la verdad única en todo lo que dice; hay en el fondo de Zuluaga una diluída timidez; Uribe es altanero y desafiante.Zuluaga sabe reversar cuando las circunstancias así lo exigen; Uribe es atropello, y su caja de cambios solo conoce el acelerador.

En síntesis, Zuluaga es futuro y Uribe es un pasado conflictivo.  Zuluaga no sabe de ministros delincuentes, ni de cables subterráneos en la  Sala de decisiones de la Corte Suprema de Justicia para detectar sus diálogos, ni de embajadores homicidas, ni de cónsules expertos en el crimen,  ni de bandidos en la  Dirección del Das, ni de familiares incursos en narcotráfico; Uribe está tiznado de todos esos dolamas y cínicamente alza el hombro con  un ¡no me importa! retador. Es abismal la distancia entre el primero y el segundo.
¿Por qué Uribe se apartó, desde el primer día, del señor Santos? Porque nombró uno o dos ministros que no eran de su agrado.En los comienzos de este cuatrenio, lo alejaba del presidente titular cada decisión importante que no fuera previamente consultada con él. Su temperamento arrogante,  absorbente, omnímodo, no se acondiciona con la independencia del Alto Ejecutivo. Ahí puede estar el talón de Aquiles para Oscar Iván Zuluaga.

Hay quienes afirman que Uribe buscaría la vicepresidencia. ¡Dios nos tenga de su mano! No dejaría gobernar al Presidente o bien, éste se convertiría en un ventrílocuo de aquél.Cuando las relaciones entre Santos y Uribe comenzaron a ser tirantes, los áulicos decían que Uribe necesitaba un pelele como presidente, que cumpliera sumisa y obedientemente  sus determinaciones.  Reeditaríamos la melancólica historia de Rusia. Putín es el poder y Medvédev  le hace los mandados.

¡Carácter! Laureano Gómez con  un solo monosílabo ponía en suspenso al congreso de la república. Tenía una personalidad tempestuosa, melena de guerrero, tajante, sin puntos suspensivos. Carlos Lleras estaba blindado por el orgullo de sentirse el primero en todo. Cuando se libró la batalla electoral a favor de Misael Pastrana, Lleras estaba aquejado de una grave enfermedad. Lo vimos en la televisión postrado, tendido horizontalmente, su cuerpo cruzado de cables, dándole la orden a su Partido Liberal de votar por el candidato del conservatismo. Mariano Ospina Pérez en la tragedia del 9 de abril, impertérrito soportó todos los embates para que entregara el Poder. Ospina le dejó a la historia una frase memorable : “Para la democracia  más vale un presidente muerto que un presidente fugitivo”.

¡Carácter! ¡Independencia! Un Presidente de Colombia no puede compartir su gobierno  con quien se crea superior. Supongamos  que el candidato del Centro Democrático,  gane las elecciones. ¿Marioneta? ¡Jamás!

[email protected]