5 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Indígenas y campesinos del Macizo Colombiano exigen frenar explotación minera

19 de noviembre de 2013
19 de noviembre de 2013

 

La cual concluyó con una petición al gobierno para que ponga freno a las concesiones mineras, que ya ocupan el 40% de las tierras del país y que en su mayoría está en manos de empresas trasnacionales.

El Macizo Colombiano es la principal estrella hídrica del país, donde nacen sus ríos más importantes, que suministran el 70% del agua dulce que se consume en Colombia y constituye una de las mayores fuentes de agua dulce del planeta, según lo advirtieron los participantes en el evento, que se cumplió en el municipio de La Vega, Cauca, en el marco de la cuarta Convención Popular del Agua “Cuenca del Río Patía”.

En el informe final, la Constituyente reafirmó la necesidad de intensificar la lucha “por la constitución y fortalecimiento de las Zonas de Reserva Campesina, una forma legal (incumplida por el Estado) por la defensa integral de nuestro territorio”.

Según los firmantes, esa reivindicación es prioritaria por “lo que significa para nuestras comunidades una intensificación preocupante del conflicto social, tanto en los pueblos como en las ciudades (persecuciones, amenazas, división entre vecinos, delincuencia, prostitución, deserción escolar, embarazos tempranos); crisis del tejido y la identidad cultural de las comunidades; graves daños al medio ambiente por la contaminación de fuentes hídricas y suelos, tala de árboles, muerte de animales, plantas; y un perjuicio a la economía parcelaria, lo que en consecuencia significaría la pérdida total de nuestra soberanía alimentaria”.

En el informe final, los participantes reseñaron:

“Cansados de actas de reuniones que después nadie lee; ahora construimos colectivamente mandatos populares, leyes del pueblo. Como en esta oportunidad, donde la Constituyente giró en torno a la minería y las problemáticas que ésta genera en las comunidades. En vías a una gran Asamblea Nacional de Constituyentes por la Paz con Justicia Social, pues entendemos que lo pequeño alimenta lo grande, le da vida, le da contenido al gran proyecto de país que soñamos; allí radica lo fundamental de estos espacios de debate”.

¿Cuál es el principal problema que tenemos? Que según el Estado colombiano, el agua es un servicio, no un derecho; legalizando de esta manera el negocio sobre un elemento vital para la vida que nos pertenece, generando todas las consecuencias sociales, políticas, económicas, culturales que logramos identificar durante las discusiones. En este sentido, conocemos que el 40% de las tierras de Colombia, se encuentran concesionadas para la minería.

Están en juego las condiciones materiales de vida, pues para el capitalismo no debería existir más el campesinado, por ello, adecuan social, cultural y militarmente los territorios a fin de lograr nuestra desaparición. Niegan nuestra identidad, nuestra función social, ecológica, económica, cultural y política. Niegan casi todos nuestros derechos. “Nos están matando”, decían varios compañeros, dejando en el aire un silencio. Que no fue tan largo, porque con vehemencia otro compañero afirmó: “pantalones tenemos, y bien largos; lo que nos falta es conciencia”, escuchamos luego un llamando a la desobediencia civil; “es que, si hicieron las leyes para ellos, a nosotros y nosotras nos toca vivir bajo la luz de nuestros propios mandatos, de nuestras propias leyes de pueblo.”.

El encuentro terminó este lunes con una caminata hacia la microcuenca La Carolina.

Para concluir, reseñan que la Convención contó con la participación de representantes de las organizaciones sociales: ASAT Asociación Somos Agua de esta Tierra, Conciencia Campesina de El Recreo, Fundación Despertar, Abriendo Trocha,Waira Sipay, Universidad del Cauca, Coordinadora Departamental de Estudiantes de Secundaria Cauca, Cruce de Caminos, Proceso de Organización Estudiantil Palmira, Grupo de Estudiantes de Ingeniería Ambiental Augusto Ángel Maya, AITPROA, Resguardo Indígena de Guachicono, Institución Educativa La Esperanza, Coordinadora Estudiantil Tuto González, Institución Educativa Escuela Normal Superior Los Andes, Colombianos y Colombianas por la Paz, Fundación Universitaria de Popayán, Asociación de Trabajadores Campesinos de Nariño, Asociación de Trabajadores Campesinos de Argelia, Asociación de Juntas de Acción Comunal -Asocomunal La Vega, Grupo de Teatro Identidad Campesina de Albania, Grupo de Danza Pasos de Libertad, Junta de Acción Comunal de El Palmar, Orquesta “Ritmo Café”, Broderick,XmenosY, Achiote Cocina Audiovisual, Comunidad de Santa Rita y delegados de los municipios Santander de Quilichao, Cajibío, Caldono, Cumbitara, Leiva y Magüí Payán.

EL MACIZO COLOMBIANO
El Macizo Colombiano, también llamado Nudo de Almaguer, es la estrella hídrica más importante de Colombia.

Está constituido por un conjunto montañoso de los Andes colombianos que cubre a los departamentos de Cauca, Huila y Nariño, al sur se encuentra el Nudo de los Pastos y al norte se desprenden las cordilleras Central y Oriental.

Abarca 3.268.237 hectáreas, que están distribuidas así: 1.371.613 hectáreas de bosques; 1.542.313 hectáreas de agroecosistemas; 256.685 hectáreas correspondientes a Páramos; 4.342 hectáreas pertenecientes a la zona nival; 92.432 hectáreas albergan vegetación xerofítica y 856 hectáreas están en asentamientos urbanos. Cuenta con alturas que varían entre los 2.600 y 4.700 m. s. n. m.

Es identificado como reservorio de aguas, pues de él nacen ríos como el Patía (de la vertiente Pacífica), el Cauca y el Magdalena (de la vertiente Caríbe), y el Putumayo y el Caquetá (de la cuenca Amazónica).

Contiene 362 cuerpos lagunares en la Alta Montaña, 13 páramos y ecosistemas ricos en flora y fauna. En dirección suroeste a noroeste sobresalen los páramos de Cutanga, el Letero, las Papas, el Apio, el Buey, Hermosas y los Volcanes nevados de Sotará, Huila y Puracé; en este último y en su área circundante, 830 Km2, se localiza el parque Nacional Natural del Purace.

Cantera de Cajicá bajo la lupa de la CAR

Bogotá, 19 de Noviembre (RAM).  La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, CAR, ordenó medida preventiva a cantera de Cajicá luego de adelantar las evaluaciones sobre la explotación y tratamiento ambiental que empresarios realizaban en la mina Manas Flanco Sur de la citada población.

El castigo consiste en la suspensión inmediata de la extracción de materiales de construcción en la cantera ubicada en la vereda Chuntame del citado municipio.

La medida permanecerá vigentes hasta tanto la misma Corporación no tome otra decisión, muy posiblemente luego que los empresarios adopten los correctivos exigidos por las normas y organismos encargados de vigilar esa clase de actividades.