27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Farc insisten en que no son narcotraficantes

19 de noviembre de 2013
19 de noviembre de 2013

 

En el escrito, divulgado en la web del grupo guerrillero en Internet, acusan al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, al director de la Policía, general Rodolfo Palomino y al comandante del Ejército, general Juan Pablo Rodríguez de realizar una “nefasta y malintencionada la campaña de desprestigio contra los frentes de las Farc en el occidente colombiano”.

Según el reducto de las Farc, estos funcionarios “buscan, artificialmente, demostrar vínculos de las guerrillas con el tráfico de narcóticos” y afirman, por el contrario, que es la fuerza pública la que está vinculada al narcotráfico.

Al efecto relaciona “un laboratorio que fue encontrado abandonado, el que allanó el Ejército en el municipio de Buenaventura, en la Bahía Málaga, se hallaba en el área de control de la base militar norteamericana que, en su contorno, cuenta con una fuerte custodia del ejército colombiano”.

Además, se refieren a unos sumergibles utilizados para el tráfico de narcóticos que fueron incautados por la fuerza pública, así:

“El semisumergible se encontraba en el sitio Limones – Ecuador, en área donde nuestras fuerzas no realizan operaciones; otro semisumergible hallado en el sitio Papayal, estaba en jurisdicción de Cabo Manglares, en el municipio de Tumaco – Nariño, zona donde se halla instalada una base de la Fuerza Naval del Pacífico. Asimismo nos adjudican cuanto cargamento ilegal o de contrabando es capturado en la vía Panamericana. Esa falsa publicidad dice mucho de las malas mañas de los mandos de las Fuerzas Militares y su ministro de defensa”.

“Valdría la pena preguntarse – continúa diciendo –, por qué en esas operaciones nunca hay detenidos, ¿o serán cortina de humo para ocultar la criminal e indiscriminada persecución y detención de innumerables campesinos y líderes populares, que están siendo encarcelados con falsas acusaciones o con maliciosos argumentos en el departamento de Nariño, en el norte del Cauca y en el municipio de Pradera Valle?”.

Finalmente el comunicado señala que “estas perversas manipulaciones del ministro de la defensa sólo sirven para revelar su calaña. No se entiende que un ministro, que debe estar acompañando el proceso de paz, política del gobierno nacional, enfermizamente insista en torpedearlo. Su actitud permanente hace más difíciles los entendimientos para la paz con justicia social que avanzan en las conversaciones de La Habana”.