25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En $35.417 millones ha disminuido la carga fiscal de Risaralda

18 de noviembre de 2013
18 de noviembre de 2013

 

Así lo confirmó el Secretario de Hacienda Departamental, Vicente Galvis.

Para el funcionario, una muestra de ello es la disminución que se ha realizado por valor de $35.417 millones al capital, permitiendo pasar de $105.739 millones que se recibió a 31 de diciembre de 2011 a 70.322 millones al cierre del mes de octubre de este año.                          

“Es importante recordar que al 31 de Diciembre del 2011, el endeudamiento del departamento ascendía a $75.313 millones, de los cuales $55.879 millones correspondían a deuda acumulada, es decir, a préstamos que se hicieron con entidades bancarias. Los restantes $19.434 millones, fueron gestionados de forma imprecisa como Vigencias Futuras, ya que se ejecutaron como crédito por la Promotora de Vivienda”, Galvis.

Los $30.425 millones restantes que completan los 105 mil 739 millones, según el funcionario, fueron adquiridos bajo la modalidad de Vigencias Futuras (Agua Potable y Saneamiento Básico, Educación, Salud y Educación), comprometiendo recursos hasta el 2020.

A lo anterior agrega Galvis, esta administración asumió el pago de la deuda adquirida en años anteriores, lo cual distrae el esfuerzo fiscal para el Plan de Desarrollo Risaralda Unida Incluyente y con Resultados, lo que ha hecho que se gestionen recursos desde el gobierno nacional que permitan apalancar proyectos para el departamento.

“El pago de la deuda la está asumiendo esta Administración, ya que los préstamos desembolsados entre el 2009 al 2011, fueron negociados con las entidades bancarias, con dos años de gracia y la extensión del pago de la deuda a mayor cantidad de años, lo que significó un traslado del pago de la deuda a esta Administración”, comentó.

Los $35.417 millones, que ya no están en los compromisos de la administración, se lograron a través de un manejo adecuado del perfil de la deuda, caracterizado por la adopción de una exigente política de austeridad en el gasto y presupuestos ajustados a las necesidades de la población.