7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Contraloría alerta sobre fallas en Avenida Colón

6 de noviembre de 2013
6 de noviembre de 2013

 

En una auditoría, la entidad registró 16 hallazgos de carácter administrativo, presupuestal, fiscal y disciplinario que ameritan la iniciación de procesos de responsabilidad fiscal contra los encargados de la administración municipal y la Empresa de Renovación Urbana de Manizales (Erum), que tienen a su cargo la gestión de predios y la contratación de la construcción de esa obra de infraestructura.

Entre las fallas están las relacionadas con el pago de $10.064 millones por concepto de financiación al Consorcio Avenida Colon, la desorganización en la gestión predial; la falta de diseños definitivos del par vial, las implicaciones financieras que puede generar la suspensión del contrato y otra serie de situaciones que se constituyen en riesgos para la culminación de las obras, en el valor del contrato, así como los impactos sociales, ambientales y económicos que genera la compra indiscriminada de predios.

La Contraloría en la evaluación del proceso licitatorio del mencionado proyecto con base en el contrato firmado entre la Alcaldía de Manizales y el Consorcio Avenida Colon por $64.004 millones, descubrió deficiencias técnicas, operativas y administrativas en la adquisición y entrega de predios.

Esos errores, según la Contraloría, permean todo el proceso desde la etapa de planeación, hasta la de ejecución contractual, cuyo impacto se tradujo en la suspensión del contrato desde el 01 de junio de 2012, con los consecuentes retrasos en las dos fases, y que debieron terminarse y entregarse en tres años, previsto para el pasado 25 de octubre de este año.

Es necesario que el municipio de Manizales, como responsable ante el contratista de la gestión predial, clarifique por qué y para qué se adquirieron predios que no son requeridos por el contratista, o que siendo requeridos por el Consorcio, no se está adelantando su adquisición, así como predios adquiridos para la zona mixta, y no para la avenida, según el análisis hecho por esa entidad.

En razón a lo expuesto, la Contraloría concluye que las explicaciones entregadas por la administración, no son argumento para justificar la suspensión del contrato; situación que de hecho se constituye en un riesgo inminente que puede comprometer el patrimonio público.

La suspensión del contrato de construcción de obras de la Avenida Colon, tiene como única causa la falta de predios y se firma el 01 de junio de 2012 por seis meses, pero que de acuerdo con la última fecha acordada de reinicio para el 20 de enero de 2014, se tendría una suspensión cercana a los 20 meses, que puede prorrogarse si no se superan las dificultades en la adquisición de los predios requeridos para continuar con el proyecto.

La suspensión de esas obras se da por razones no acordadas en el contrato ya que se estipuló que sería por razones de fuerza mayor o caso fortuito; es decir cuando se presentaren eventos de la naturaleza marcados por circunstancias imprevisibles, en tanto que la adquisición de predios se asumió como un riesgo previsible.

Lo anterior, trae como consecuencias la suspensión del contrato en junio 01 de 2012, cuyo reinicio se programó para diciembre 01 de 2012, luego para julio 01 de 2013 y finalmente para enero 20 de 2014.

OTRAS IRREGULARIDADES

Según la Contraloría, hubo otras irregularidades, como el pago de la financiación a favor del Consorcio Avenida Colón por $10.567 millones, lo que frente a la realidad del contrato suspendido, se concluyó que se pactó teniendo en cuenta que sería el contratista quien con sus propios recursos ejecutaría en 36 meses la obra, pero que al no poderse cumplir dentro de los términos estipulados deja sin piso dicho pago.

El organismo de control estableció que el pago de reajustes a los precios unitarios mediante “actas de reajustes”, reconocidos tanto al contratista como al interventor, no cuentan con los soportes requeridos en el contrato, ni con las justificaciones que ameriten su reconocimiento, situaciones que se pueden constituir en un detrimento al patrimonio público por más de $585 millones.

Con corte a junio 30 de 2013 Infimanizales reporta que ha realizado pagos por más de $38.097 millones cuyos conceptos y cifras no se pueden corroborar, toda vez que se carece de referentes de validación.

La Contraloría estableció mediante la revisión selectiva de una muestra de 80% del total de los predios entregados al contratista que corresponden a la denominada “zona mixta”, carecen de referentes de identificación, fecha y valor de compra etc., asi como la entrega de un predio cuyo proceso de expropiación fue anulado.

Por otra parte las vigencias futuras aprobadas por Acuerdo 0705 de 2009 por $164.464 millones, cuya administración se entregó a Infimanizales, fueron registradas por menor valor en las Resoluciones de adopción del macroproyecto de la Comuna San José, que arrojan una disminución de $97.865 millones, situación que puede repercutir en la capacidad de dichas vigencias para financiar y culminar la construcción de la Avenida Colón.