27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sobre lo fundamental en la U. de Caldas

15 de octubre de 2013

dario mejiaComo se conoce todas las Universidades Públicas colombianas han tenido un importante crecimiento en su cobertura en los últimos 15 años. La Universidad de Caldas no es la excepción, lo que le ha permitido pasar de 7000 estudiantes en el año 2000, a tener cerca de 13500 en sus diferentes Programas de  Pre y Posgrado en el año 2013. Desde luego que este crecimiento ha tenido efectos en su calidad, porque simultáneamente no se han dispuestos los recursos requeridos (científicos, tecnológicos, infraestructuras, financieros, bibliotecas, bienestar, entre otros), así como lo más importante de una Universidad, su talento Humano, es decir sus Profesores de Tiempo Completo en Planta.

El estamento docente, es tal vez, el de mayores responsabilidades en la pertinencia y calidad de las propuestas académicas que desarrolla una Universidad. Es por esta razón que  en el mundo académico se identifica y acepta que, en general, las Universidades son lo que son sus Profesores. El desarrollo de las funciones básicas de la institución, su calidad y pertinencia, encuentran en el cuerpo docente las mejores posibilidades de desarrollo en función de su formación postgraduada, actualización, compromiso y responsabilidad, dedicación y, en general, a que las instituciones dispongan del mayor número de profesores de tiempo completo para cumplir sus acciones y responder con responsabilidad su  misión ante la sociedad que así lo exige.

Este crecimiento de la oferta de formación profesional, especialmente en pregrado, supone, que la Institución disponga de la cualificación y desarrollo de todos los recursos presupuestales, financieros, y de infraestructura, así como del  cuerpo docente. De las limitaciones presupuestales para la adecuación y modernización científica y tecnológica, reiteradamente se han señalado sus restricciones. El crecimiento de la cobertura estudiantil en  la U. de Caldas se sustentó en los últimos años principalmente en Profesores Ocasionales y de Cátedra como se demuestra en la siguiente evaluación.

Analicemos lo que ha ocurrido con la planta aprobada  de docentes Tiempo Completo y Medio Tiempo. La planta docente aprobada por el Consejo Superior de la Universidad de Caldas desde el 1996, se mantiene actualmente, con muy pocos ajustes y corresponde, de acuerdo al informe presentado en el año 2006 por la profesora Alba Lucia Vélez[1], a 460 cargos distribuidos así: 372 de tiempo completo, 77 de medio tiempo y 11 de tiempo parcial. Este número, en  equivalencias de Tiempo Completo, representa 417,4 cargos docentes.

Se debe indicar que en la administración del Dr. Guido Echeverri en el año 1996 se definió por parte del Consejo Superior “que para asumir los costos de la nueva planta de personal administrativo se tendrían en cuenta algunos cargos docentes” (4 cargos de tiempo completo  y nueve de tiempo parcial). La consecuencia de esta decisión fue disminuir la planta formal de docentes, pasando de 472 cargos, a los 460 cargos que hoy efectivamente existen aprobados (417,4 en Equivalencia en Tiempos Completos), representando una pérdida efectiva de 12 cargos docentes.

En Informe del Dr. Ricardo Gómez Giraldo en noviembre de 2010[2] , se indica que  en junio de 2010 el número de docentes nombrados en Planta, expresados en Equivalencias de Tiempo Completo era de 363,5; lo anterior significa que en ese momento existían en la planta 53,9, cargos vacantes, en Equivalencia de Tiempos Completos. Las cifras al terminar el primer semestre de 2010, según el Informe referido, indican que se tenían 233 Docentes Ocasionales, y 40 Docentes Catedráticos, en Equivalencias de Tiempo Completo.

De igual manera según el informe de la oficina de Gestión Humana (2012) presentado para la Sexta Audiencia Pública de rendición de Cuentas a la ciudadanía Universidad de Caldas 2011-2012[3] , la vinculación de docentes en ese año se discrimina de la siguiente manera: Planta 388, Ocasionales 303, Catedráticos 196. Sin embargo, causa curiosidad que el citado Informe no discrimine, en equivalencia de Tiempos Completos, el número total de docentes  de la Universidad de Caldas, tal y como se presentó en  el Informe del año  2010. Tampoco establece el número de vacantes en la Planta docente para ese año 2012. Sin embargo se puede colegir, que en virtud de la anulación y consecuente cancelación de la Convocatoria   Pública de Méritos para proveer Cargos Docentes en la Universidad de Caldas en  los años 2011-2012, el número de vacantes en planta debe ser superior al  existente en al año 2010, y que en este momento debe sobrepasar la cifra de más de 65 vacantes. Se debe indicar que este Concurso de Méritos (2011-2012), tal vez ha sido la única decisión de Política Académica, que hubiese podido impactar y fortalecer favorablemente la Planta de docentes de la Universidad, en virtud a que establecía el Programa de  Relevo Generacional, lo que habría permitido la creación de nuevos Cargos Docentes para Jóvenes Profesionales con elevados niveles de formación Posgraduada.

De otra parte al revisar el Informe de gestión de Rectoría, 2000[4] y el documento “UN LUSTRO DE ATRASO EN UNICALDAS”[5], se encuentra información sobre el número de docentes Ocasionales en el año 1999 que era sólo de 65, y que  las vacantes docentes en planta en la Universidad de Caldas, en ese periodo corresponden en promedio a 28. Se puede concluir que a pesar que la planta de docentes de Tiempo Completo de la Universidad de Caldas, permanece invariable desde el año 1996, el número de vacantes ha venido creciendo en detrimento de la calidad académica en la Institución; de igual manera se observa que los docentes de Planta cuando son reemplazados,   principalmente adquieren su dedicación como por docentes Ocasionales y Catedráticos.

Esta revisión de la evolución que han tenido las “vacantes” de la planta de docentes aprobada en la Universidad de Caldas y el crecimiento de la cobertura estudiantil,  confirma una triste realidad. Cada vez la Institución dispone de un menor número de docentes en planta para responder a los nuevos retos de una sociedad del conocimiento más exigente y globalizada. Esta realidad se encuentra en contravía con los nuevos requerimientos de mayor número de docentes de Planta, en consideración al importante crecimiento en la cobertura estudiantil, que como se indicó actualmente supera los 13500 estudiantes en las diferentes propuestos académicas en pre y postgrado.

Estos aspectos relacionados con los Programas de Maestrías y Doctorados, son actividades que exigen docentes de mayor cualificación posgraduada; en este tema se debe reconocer que en los últimos años hemos avanzado;  igualmente se requieren mayores compromisos y dedicación en la investigación científica; por lo que el crecimiento de vacantes en estos últimos años y el “congelamiento” del crecimiento del número de docentes en Planta, continua con “saldo en rojo” frente a los nuevos retos universitarios.

El crecimiento de las vacantes en la planta de docentes tiene como consecuencia inmediata la creciente contratación de docentes por hora cátedra y de docentes  ocasionales en la Universidad de Caldas, los que son vinculados mediante contrataciones leoninas  como se ha denunciado, pretendiendo desconocer el régimen de prestaciones que corresponde, y mucho más grave realizando contratos por periodos académicos tan cortos que en muchas ocasiones no cubren siquiera la duración del semestre académico, desconociendo claras y reiteradas Sentencias de las Altas Cortes en esta materia.

Este problema de la contratación docente es un asunto de fondo y está relacionado con la implementación del modelo de desarrollo neoliberal y la consecuente privatización de los servicios educativos, lo que conlleva la asfixia de las instituciones. Existe la tendencia en las IES como consecuencia de estas políticas a generar propuestas académicas que tengan el carácter autofinanciable, como es el caso de muchos programas de postgrado y a distancia, ante el hecho, de no contar con los recursos presupuestales requeridos.  En estas condiciones cabe preguntar: ¿Será que es viable una propuesta académica de calidad con menos docentes de Planta  en la Universidad de Caldas, para cumplir sus actividades esenciales, que requieren  mayores compromiso con la cobertura y con la calidad de los procesos en docencia, investigación, extensión y  proyección regional y nacional, y en general con el desarrollo de la ciencia y el conocimiento?

Evidencia clara de lo que viene ocurriendo alrededor de las fortalezas y nuevas oportunidades de formación Postgraduada del cuerpo docente de algunas Universidades Acreditadas en Colombia, lo constituye la reciente decisión de Colciencias, que acaba de otorgar 516 cupos de Becas Doctorales para cursar en 15 Universidades Publicas y Privadas del País, en Programas reconocidos por su alta calidad, y que tienen un apoyo de esa entidad por un valor cercano a $105.000 (ciento cinco mil millones de pesos), para desarrollarse en Programas de Ingeniería, Salud y Biotecnología, Educación, Ciencias Básicas y  C. Sociales.  Lo importante de este respaldo por parte de Colciencias es que por primera ocasión estos respaldos no se entregan a Personas Naturales, sino que se realizó a partir de rigurosa evaluación de 146 programas de Doctorado de 17 Instituciones de Educación Superior (IES) con Acreditación Institucional, de las cuales fueron escogidas finalmente 15 IES.

El listado de Universidades favorecidas con sus respectivos números de Becas Doctorales es el siguiente: 1) Universidad Nacional de Colombia: 284; 2)  Universidad de Los Andes: 57; 3) Universidad de Antioquia: 50; 4) Universidad del Valle: 50; 5) Universidad Industrial de Santander: 12; 6) Universidad del Norte: 11; 7) Universidad del Cauca: 10; 8) Pontificia Universidad Javeriana: 10; 9) Universidad del Rosario: 7; 10) Universidad EAFIT: 7; 11) Universidad Pontificia Bolivariana: 6; 12) Universidad de La Sabana: 5; 13) Universidad Tecnológica de Pereira: 5; 14) Universidad de Caldas: 1; 15) Universidad de Medellín: 1

Como se puede concluir es lamentable y preocupante que de un total de 516 Becas Doctorales otorgadas por Colciencias en todo el País, a la Universidad de Caldas  sólo le hayan asignado  una Beca. Un análisis posterior más profundo debe relacionar este resultado de asignación de Becas Doctorales por Colciencias, con lo que viene ocurriendo con la disminución y/o congelación de la planta de Docentes de Tiempo Completo y el importante aumento que se viene presentando con las vacantes en la Institución.

Finalmente ahora que varias IES colombianas vienen discutiendo pliegos petitorios por diferentes reivindicaciones que incluyen el tema de matrículas, democracia y gobernabilidad, financiación y privatización de las Universidades Publicas, tipológicas y modelos universitarios, la problemática de los docentes ocasionales y catedráticos, entre otros, será que no se vuelve tema prioritario en la discusión el asunto de  la planta Docente de Tiempo Completo en las diferentes IES?

Con la responsabilidad de todos los universitarios se debe redefinir que es lo fundamental y cuál debe ser la prioridad, que parece haberse olvidado en los últimos años, como lo están confirmando los diferentes indicadores en la Universidad de Caldas.


[1] Vélez A. Alba Lucía y otro. Estudio Sobre la Planta Docente en la Universidad de Caldas. Vicerrectoría

Administrativa. División de Desarrollo Humano, junio de 2004

[2]Informe de Rectoría, “Cuarta (4ª) Audiencia Pública de Rendición de cuentas a la ciudadanía”. Universidad de Caldas. Manizales. Noviembre de 2010

[3] http://www.ucaldas.edu.co/rendicioncuentas/versionhtml/pages/capituloii_1_3.html tomado el 12 de octubre de 2013.

[4] Informe de Gestión de Rectoría, 2000 “Con Autonomía Responsable”. Centro Editorial Universidad de Caldas. Enero de 2001

[5] Un lustro de atraso en Unicaldas 2001-2006”. Documento impreso elaborado por el profesor Dario Mejia Pardo. Manizales. Junio 29 de 2006

Consultor e Investigador en Educación.