4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La Secretaria de Educación departamental está en deuda con la Universidad de Caldas

24 de octubre de 2013
24 de octubre de 2013

 

La profesora Villegas realizó sus estudios de doctorado en la Universidad del Valle entre los años 2000-2005 y estuvo en comisión autorizada por el rector por cerca de 5 años. En consecuencia debe pagar en tiempo servicios a la Universidad de Caldas, por el doble, es decir, 10 años aproximadamente.

Cuando regresó la profesora Villegas no acreditó el título de doctora en educación y salió en comisión a ser secretaria de Educación de Caldas en el gobierno de Emilio Echeverri 2004-2007. Después estuvo en comisión en la Contraloría General de la Republica por cerca de 2 años.

Sin embargo, hasta 2011 no había acreditado el título de doctora. ¿Ya se habrá titulado?, se han preguntados de forma insistente quienes conocieron estos hechos. De ser cierto, en consecuencia, todavía no ha pagado el tiempo de servicios a que está obligada con la Universidad de Caldas, que se extendería hasta el año 2015.

No obstante, desde 2012 solicitó su pensión en la Universidad, la cual no le ha sido concedida en virtud a sus compromisos adquiridos con la institución, por lo que se ha originado un litigio que está pendiente de fallarse por la justicia.

En todo caso debe pagar en tiempo o en dinero por el incumplimiento. Este valor puede estar en más de 75 millones por cada año que la profesora deje de cumplir.  Los perjuicios económicos causados a la Universidad son evidentes y la administración tiene la obligación de reclamarle una indemnización económica.

Aquí no para todo. En el 2013 vuelve a salir en comisión como secretaria de Educación sin cumplirle a la universidad. Es preciso preguntar si este es el mejor ejemplo que debe dar una secretaria de Educación y si la administración de la Universidad no está obligada a continuar esta reclamación.

Sería interesante conocer la opinión del gobernador de Caldas sobre este tipo de funcionarios que no honran sus compromisos con las entidades oficiales. Será que no son imprescindibles con estos ejemplos para los docentes y los jóvenes caldenses. Esto sin calificar su gestión en la administración de Mario Aristizábal.  ¿Educal qué dice?

Para concluir, es oportuno reiterar que las comisiones de estudio de los profesores universitarios para realizar doctorados se autorizan por el Consejo Académico y el rector de la Universidad, hasta por un periodo de 4 a 5 años.

Una vez el profesor regrese debe acreditar el título de doctor, bien en el extranjero o en una universidad colombiana, y cumplir un contrato que obliga al docente a estar prestando servicios como docente por el doble del tiempo de su comisión, es decir por 8 o 10 años, según el caso.