24 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Interpol define nuevas estrategias para enfrentar el crimen internacional

21 de octubre de 2013
21 de octubre de 2013

 

Por supuesto la concentración de los mejores policías e investigadores del mundo, ha demandado un espectacular operativo de seguridad, que involucra a más de 2.500 agentes policiales y la presencia de grupos especializados para atender eventos de tipo nuclear y biológico.

El general Jorge Hernando Nieto Rojas, director de Investigación Criminal e Interpol Colombia, dijo que efectivamente Cartagena se encuentra totalmente blindada con motivo de la Asamblea 82 de la Interpol, que instalará el presidente Juan Manuel Santos en el Centro de Convenciones.

El dispositivo de seguridad incluye cuatro helicópteros no tripulados UAV, que permiten realizar grabaciones en tiempo real de las diferentes locaciones, el desplazamiento de patrullas inteligentes para identificar automotores solicitados por autoridades judiciales y los trajes de alta protección anti fragmentaria EOD para la desactivación de dispositivos de dispersión radiológica.

Además, la implementación de sensores de iris que registran las características especiales del ojo de cada persona, tal y como sucede con la huella digital, también se utiliza para evitar la infiltración de personas ajenas a la Asamblea General número 82 de la Interpol, en la que asisten delegados de 190 países del orbe.

Igualmente doscientos policías que dominan idiomas como el francés, inglés, portugués y árabe se desplazaron a diversos puntos de la ciudad Heroica con el fin de atender e interactuar con las delegaciones que se reunirán en la Asamblea.

El general Nieto Rojas advirtió que uno de los objetivos claros para la fuerza pública es que la Asamblea de Interpol no le cause “ningún tipo de traumatismo a la comunidad en general”.

“Todo está organizado para generar el menor problema a la comunidad. Va a haber mucho control y vigilancia en establecimientos cerrados y la vía pública para generar mayor seguridad, pero todo esto sin causar traumatismos”, subrayó el Director de Interpol Colombia.

A su turno, el secretario general de la Interpol, Ronald Noble, dijo que en el evento se estructurarán estrategias efectivas para los retos que deberá enfrentar la policía de todo el planeta para combatir al terrorismo y toda amenaza contra la seguridad mundial.

En este orden de ideas, la cumbre centrará su atención en atender y discutir “toda la problemática mundial de la seguridad y todo lo que tiene que ver con la cooperación y articulación de esfuerzos contra el delito en el ámbito internacional”.

Noble advirtió que en la medida en que el mundo se globaliza cada vez más, las personas y bienes pueden desplazarse de un país a otro con más libertad y menos restricciones que nunca. No obstante, este avance positivo para la sociedad preocupa a las fuerzas del orden, ya que los delincuentes aprovechan la libertad de movimiento para cometer delitos a escala internacional y huir a otros países.

Dijo que además, el crecimiento del ciberespacio tambien ha creado retos similares para los organismos encargados de la aplicación de la ley, porque los delincuentes pueden navegar libremente por el mundo cibernético, que no tiene límites.

“Así pues, la amenaza a la paz y a la seguridad mundial necesita una respuesta policial igualmente a escala mundial”, complementó.

La Interpol tiene 99 años de vida; nació en el año 1914 y es la mayor organización de policía internaciona, después de la ONU, con 190 países miembros que cooperan entre sí para luchar contra las manifestaciones del crimen organizado transnacional.

Su trabajo se centra en la seguridad pública, el terrorismo, el crimen organizado, tráfico de drogas, tráfico de armas, tráfico de personas, blanqueo de dinero, pornografía infantil, crímenes económicos y la corrupción.

Debido al papel políticamente neutro que debe jugar, la constitución de la Interpol prohíbe cualquier tipo de relación con crímenes que no afecten a varios países miembros, y ningún tipo de crímenes políticos, militares, religiosos o raciales.