18 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Prevención ante las lluvias

12 de septiembre de 2013

Un reciente informe de este diario informó que hasta el pasado lunes se tenía en la capital de Caldas un acumulado de 102,6 milímetros de lluvias, durante el mes reciente, con base en los reportes de la Red de Estaciones Hidrometeorológicas que se tiene instalada en 16 puntos de la ciudad, con el objetivo de ver las zonas que podrían ser más vulnerables en las épocas de invierno. Cuando se llegue a los 200 milímetros (equivalentes a 200 litros de líquido en un área de un metro cuadrado) será necesario declarar la alerta amarilla, lo que obligará a ser cada día más cautelosos y vigilantes.

El pasado lunes varios sectores de la ciudad sufrieron el azote de un fuerte aguacero, que ocasionó algunas emergencias menores y muy localizadas, las cuales fueron atendidas por los organismos de socorro y por los funcionarios de la Unidad de Gestión del Riesgo. Gracias a la existencia de las estaciones hidrometeorológicas, hoy se sabe que ese día la mayor magnitud de lluvias se tuvo en el sector de Chipre, pero en ocasiones pasadas también se han localizado en otras zonas de Manizales, por lo que es necesario estar atentos.

Debemos ser conscientes de que el invierno apenas está comenzando, que los momentos más complicados se darán en octubre y noviembre, como ha sido tradicional en la ciudad, y que por eso es importante que las entidades encargadas de limpiar cunetas, desagües y hacerle mantenimiento a las obras de estabilización, deben pasar revista y corregir lo que se haya deteriorado. Lo fundamental es cerciorarse de que no se den nuevos deslizamientos donde ya se han hecho tratamientos geológicos especiales.

La comunidad, en los distintos sectores de Manizales, y también en los diferentes municipios de Caldas, debe estar muy pendiente de lo que pase con las lluvias, con el caudal de las quebradas y ríos y con las redes de los acueductos y los alcantarillados. Ante la más mínima sospecha de que pueda ocurrir un derrumbe, se debe avisar a las autoridades y a los organismos de socorro para que intervengan a tiempo y se eviten tragedias. Lo más importante es evitar echar basuras o escombros en lugares inadecuados, pues si se tapan las alcantarillas y sumideros, la posibilidad de que haya emergencias futuras es mayor.

Así como lo ha hecho el Ideam, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) ha hecho llamados para que todo el país esté muy atento del desarrollo de esta etapa invernal, pues lo ideal es que no se repitan los estragos de finales del 2010, cuando se dio la mayor emergencia de la que se tenga reportes en los años recientes. Aunque se prevé que no hay fenómenos como el de la Niña en este momento, de todos modos podrían tenerse momentos críticos es vital afrontar con una preparación adecuada.

La Patria/Editorial