15 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La carta que el Papa Francisco le escribió a Gustavo Cerati

9 de septiembre de 2013
9 de septiembre de 2013

La réplica de Francisco llegó a las manos del amigo de Cerati a fines de agosto, y su contenido fue revelado por la madre del músico, Lilian Clark, en un programa de televisión argentino.

«Señor Gustavo Masó, gracias por su carta del pasado 20. Me ayudó a reconectarme con Gustavo. Porque el acostumbramiento nos va archivando la vida. Y la vida sigue. Espera. Desaparece y vuelve a aparecer. El archivista más cruel es el olvido», escribió el Papa al artista visual.

«Tenía razón nuestro Borges cuando nos decía que solo una cosa no hallé. Es el olvido. Si, desde Dios. Pero entre nosotros: el olvido existe y es cruel. Gracias por haber soplado las brisas de un recuerdo», continúa Francisco.

En el texto, el Sumo Pontífice aprovecha de brindar su apoyo a la madre del músico, y le pide a Masó que «le diga a Lilian que me hace bien su testimonio, su valentía en seguir esperando y que estoy junto a ella. Es difícil decir algo frente a la relación tan sagrada como es la de una madre con un hijo».

La divulgación de la respuesta de la máxima autoridad de la Iglesia Católica fue hecha de manera telefónica por Lilian Clark durante el programa «Gracias por venir», en el que músicos como Fabiana Cantilo, Leo García o Richard Coleman participaron de un tributo a la figura del ex líder de Soda Stereo.

Este es el contenido de la carta:

Señor Gustavo Masó, gracias por su carta del pasado 20. Me ayudó a reconectarme con Gustavo. Porque el acostumbramiento nos va archivando la vida. Y la vida sigue. Espera. Desaparece y vuelve a aparecer. El archivista más cruel es el olvido. Tenía razón nuestro Borges cuando nos decía que solo una cosa no hallé. Es el olvido. Si, desde Dios. Pero entre nosotros: el olvido existe y es cruel. Gracias por haber soplado las brisas de un recuerdo.

Por favor, le ruego le diga Lilian que me hace bien su testimonio, su valentía en seguir esperando y que estoy junto a ella. Es difícil decir algo frente a la relación tan sagrada como es la de una madre con un hijo. Pero que acepte mi silencio hecho oración. Quedo a su disposición.

Por favor, le pido que rece por mí. Que Jesús lo bendiga y la Virgen Santa lo cuide.

Cordialmente, Francisco.