26 de junio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desde el Quindío

6 de septiembre de 2013
6 de septiembre de 2013

Dice Octavio, palabras más palabras menos, que no había visto en la historia del Quindío  a una persona de las calidades, conocimiento y ponderación  que la del hijo de Samuel. Seguramente el muchacho tiene cuerda pero lo que pasa es que Pepillo se ha acostumbrado a escuchar tanta basura por los lados de los mentideros de la política circundantes a la Plaza Bolívar que cualquier cosa lo descresta.

Aunque también  puede ser que le está haciendo “juros” a la gobernadora, su aliada, para sacarla de quicios. En esas cosas Pepe es un maestro. Vaya uno a saber ya que Marín también  se las trae en esto de irse acomodando con facilidad pasmosa. La política es dinámica mijito.

LA CANDIDEZ DE AURELIO MEJIA

Aunque Aurelio Mejía no es propiamente un mocetón porque ronda la cincuentena está convencido que es el líder de una cosa que han dado  en  llamar Centro Democrático y que a decir verdad aquí en el Quindío no existe.

Por arte de birlibirloque el conocido ingeniero apareció en ese embeleco tras un llamadito del hoy confinado Luis Alfredo Ramos.

Ahora en tono arrogante advierte que tienen el umbral porque con Uribe, su amigo personal, “Jalonando” no hay quien le gane por estos lados.

No sabe siquiera quiénes conformarán  la tal lista de ese movimiento político en trance de adquirir legalidad jurídica y ya advierte que tendrá la suficiente fuerza para ser representante a la cámara.

Esos son aires de suficiencia que no permiten otear la realidad política regional o en caso de abrir discusión puede ser otra pendejada esas de “hacer el ejercicio”

Hay que recordar con todo comedimiento que Uribe no endosa votos, en el Quindío lo trajeron de emergencia dizque para que salvara a Belén Sánchez y vean, pues, lo que pasó.

Y para qué recordarles las derrotas el expresidente con Peñaloza, dos veces, con la gente de Antioquia, con Juan Lozano y para qué seguir. Hay que aterrizar o dejar de hablar bobadas. Apostamos a que Aurelio ni siquiera se inscribe.          

EL PRAGMATISMO

Las campañas políticas en el Quindío y en Cafarnaúm están supeditadas al clientelismo, a los dueños de la pelota.

El presidente  Santos después del susto con el bajonazo de 27 puntos en dos meses y  que lo tiene aculillado sabe que la chequera presupuestal va a ser un salvavidas para pretender, por lo menos, intentar  la reelección.

Con  esa media pendejada copta aliados y fortalece la denominada Unidad Nacional que no es más que Unidad de la  Burocracia Nacional.

En el Quindío los que alertan sobre el voto de opinión deben saber que esa carajada no existe. Aquí hay clientelas aceitadas por las maquinarias oficiales y pare de contar. Estos son los que eligen, han elegido y elegirán.

No pudieron los berracos, en su momento, como Cesar Mejía, con buen tránsito por el congreso y fortaleza conceptual y económica y  pummmm lo derrotaron, ahora (?)

Y DELE CON LOS TALES CONFIDENCIALES

Juan Diego Lozano, director de RCN noticias, perrateó eso que han dado en llamar confidenciales.

No solo porque  se constituyen en engaños y malabares discutibles a la opinión que cree que con esos firuletes  se les llamada la atención cuando  solo logran perversión en el manejo inadecuado de esas informaciones.

Ahora después  de que puso  en entredicho a alcaldes, a los funcionarios de la  corporación autónoma, de la gobernación, de la alcaldía de Armenia, ahora dejó  como unos cueros a todos los constructores de la región. Esta mañana muy orondo dijo que se está presentando un nuevo  caso de invasión de terrenos del municipio de Armenia por un “conocido constructor de la ciudad.“

Eso es malvado. Será Camú, Soriano, Márquez, Fajardo, Osorio, Calderón? O quién será?

Palabras más o menos todos los respetables constructores de Armenia quedaron como un cierzo.

Esa no es la manara de tratar las informaciones porque se trata de hechos perversos que desinforman e intimidan.

Lozano está muy viejo en esto y es por demás insólito  que  en aras de ganarle la sintonía que no ha podido a su rival natural Caracol eche mano de herramientas que deshonran el periodismo serio.                                                                                             

ESTIGMATIZACIÓN

Ahora le tocó el turno a Julio Ernesto Ospina por parte del editorialista de La Crónica. Hoy se la dedicó casi que tratándolo de deshonesto.

Todo lo de Calarcá le huele mal al escritor principal de ese periódico aunque se le olvida instruir sobre el manejo serio que se le debe dar a las informaciones de ese municipio. Estos son otros que desinforman y solo se les ha convertido en oráculo y última palabra la voz autorizada del concejal Camelo.

En Calarcá y en el Quindío todos saben quién es Hugo Camelo. Politiquero de profesión y oficio y amanuense, amén de aliado incondicional de la corruptela de la administración de Armenia en épocas de Mario Londoño y Ana María Arango.

Ahora se  las está picando de moralista. Vaya ver a perros ladrándole a la luna.

Qué quiere el editorialista ¿que el señor Ospina en un acto de irresponsabilidad no le pida herramientas al concejo para que esa vaina siga funcionando?

Bueno es culantro pero no tanto.

Ah y recordarles que Camelo también aprobó el tal acuerdo por medio del cual se autorizó el negocio de las cámaras de control de tránsito. Y que también lo han  llamado la procuraduría a que rinda explicaciones. Y que los concejales fueron llamados  pero  no en concomitancia con la sanción de Juan Carlos Giraldo.

Pero el prurito es joderse  en los demás y ejercer la perniciosa presión mediática sobre los jueces.

Definitivamente en esto del periodismo al igual que en la política estamos definitivamente  en la puta olla.