14 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Deforestación afecta hábitat de mariposa monarca

13 de septiembre de 2013
13 de septiembre de 2013

 

De acuerdo a datos de WWF, la superficie ocupada por las mariposas monarcas disminuyó de 3 a 1.19 hectáreas, cifra que representa una alteración en la ruta migratoria de esta especie.

“La ruta migratoria está amenazando a la mariposa monarca debido a los cambios climáticos que hay en Estados Unidos en donde la pérdida de su hábitat se debe al cambio de uso de suelo y al uso de pesticidas, provocando la escasez de su alimento: el algodoncillo”, señaló Omar Vidal, director de la WWF México. Al llegar a México, agregó, el problema no mejora debido a que no existe la suficiente biodiversidad para que continúen su ciclo de vida.

De acuerdo con las cifras de WWF, el principal deterioro de la reserva es la tala masiva que de 2005 a 2007 perjudicó a 731 hectáreas; en 2009 la cifra disminuyó a 5; de 2011 a 2012 se reportó una tasa cero, pero en 2012 y 2013 hubo un notable aumento en la deforestación de 16.6 hectáreas ocasionada por la tala hormiga (a partir de 10 árboles) que son imperceptibles en imágenes satelitales.

“La tendencia a la caída de la tala ilegal de gran escala es buena noticia, pero la presencia de tala hormiga ya tiene una distribución amplia y que apenas este año logramos identificar. Ya estamos haciendo análisis para detectar esta práctica ilegal que representa el 25% de las hectáreas afectadas, esto es, 554 hectáreas de la reserva”, dijo Vidal.

Por lo pronto, las autoridades mexicanas planean un programa para detectar cambios de uso de suelo en superficies pequeñas, de 9 metros cuadrados, con tecnología moderna, y están buscando adquirir imágenes de satélites europeos para una mayor búsqueda de fenómenos que afectan la biodiversidad nacional.

Entre las recomendaciones que Omar Vidal expresó como posibles soluciones para la conservación y preservación de bosques y poblaciones de mariposa monarca, están aumentar el pago por servicios ambientales, como el monitoreo que ya realizan 700 vigilantes comunitarios, y trazar de un plan regional que involucre un compromiso ambiental entre Estados Unidos, Canadá y México.

Las mariposas monarcas (Danaus plexippus) emigran desde principios de octubre desde el sur de Canadá, atraviesan Estados Unidos y llegan en la segunda semana de noviembre a su «casa de invierno» mexicana.

Ahí permanecen durante unos cinco meses, lapso en el que además aprovechan para reproducirse. En marzo se repite el mismo proceso pero en dirección contraria, cuando emprenden el viaje de retorno de unos 5.000 kilómetros.