2 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Policías de Colombia y España golpean red transnacional de narcotraficantes

16 de agosto de 2013
16 de agosto de 2013

Se trata de la captura de 16 integrantes de una organización criminal, 14 de ellos colombianos, que además de traficar con droga al interior del país ibérico, también se dedicaba a realizar los cobros de las deudas a favor de esta organización. Las capturas se produjeron en Seseña (Toledo) y en cuatro localidades madrileñas en España.

Gracias a la cooperación internacional, la Policía de Colombia envió información detallada sobre una “oficina de cobro” del narcotráfico que extendió sus tentáculos en España, la cual estaba bajo el mando de dos hermanos y un socio.

De acuerdo con las investigaciones los hermanos Upeguí, conocidos como ‘Brother’ y ‘Cesarín’ organizaron todo un aparato criminal con el fin de cobrar las cuentas del tráfico de estupefacientes, realizar homicidios selectivos, torturas y secuestros hasta que se produzca el pago de las deudas en las ciudades de Tarragona, Salamanca, Valencia y Málaga, en España; y en Colombia a familiares de los delincuentes para presionarlos.

Otro socio de la organización responde al nombre de Germán Galeano, alias ‘Rayitas’, capturado en 2009 en Pereira por narcotráfico y reconocido en ese mundo porque a cada víctima de su organización que desaparecía, él la borraba de su lista con una “rayita”.

También se supo que la organización criminal ofrecía sus servicios a narcotraficantes españoles para recuperar cargamentos de droga hurtados, para lo cual cobraban el 50% de lo recuperado.

Durante el operativo fueron incautadas tres pistolas semiautomáticas, un revólver, una carabina, 200 gramos de cocaína, un kilogramo de precursores, un chaleco antibalas, 135.000 euros, 13 vehículos y 40 teléfonos móviles. Serán procesados por un juzgado penal de Pamplona, España, por los delitos de extorsión, secuestro, porte ilegal de armas y blanqueo de capitales, como se conoce en ese país.

La investigación puso al descubierto que los cabecillas y algunos de sus integrantes son desmovilizados del desaparecido Bloque Central Bolívar que decidieron seguir delinquiendo con la figura de las bandas criminales.