9 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Diálogo y concertación propone el gobernador Botero para evitar crisis agropecuaria

7 de agosto de 2013
7 de agosto de 2013

“Soy un convencido de que las manifestaciones pacíficas conducen a mejores condiciones de negociación y de resultados frente a un pliego de peticiones, pero soy uno de los críticos más fuertes de las manifestaciones ofensivas y agresivas, como las registradas en los últimos días, que además de desestabilizar al país, le están generando pobreza e incertidumbre a las comunidades donde se están cumpliendo las concentraciones”, manifestó Botero.

Para el mandatario es hora de que los líderes, representantes gremiales, expertos en los temas agropecuarios y Gobierno Nacional, se sienten a discutir y evaluar soluciones reales y estructurales que se refleje en una política agraria concreta y duradera, que le permita mayores garantías a los productores como al desarrollo económico del país.

“Un manejo adecuado del sector agropecuario del país, tendrá que estar compuesto por tres aspectos: diseñar una política estructural en materia Agropecuaria para el país, segundo: analizar algún tipo de actividad que permita ser más competitivos en el mercado y tercero, mejorar las condiciones de trabajo en el sector agropecuario, para alcanzar mejores estándares de calidad”, dijo Botero.

Y agregó, que no se puede seguir pensando en soluciones solamente coyunturales, como un subsidio, cuando existen condiciones del mercado, que no ayudan a mejorar la competitividad de las regiones con la producción de ciertos productos, lo que refleja la imposibilidad de estos beneficios por superar la crisis real.

“Lo que es claro en este momento, es que se deben dar soluciones a los problemas coyunturales, las cuales permitirán que los paros cesen y que los caficultores y demás sectores agropecuarios, queden satisfechos con los acuerdos. Los aspectos estructurales deben analizarse en un contexto muy diferente al que se tiene en este momento”, explicó Botero.