4 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

ONU asegura que la Fuerza Pública se excedió en el Catatumbo

11 de julio de 2013
11 de julio de 2013

Howland exhortó a la Fiscalía a que esclarezca los hechos en que murieron Leonel Jácome, Edinson Franco, Diomar Humberto Angarita y Hermides Palacios. Dos de los hombres murieron en las protestas el 22 de junio y los otros dos el 25 de junio, todos en choques con la fuerza pública en la zona de Ocaña, en el departamento de Norte de Santander y a unos 415 kilómetros al noreste de Bogotá.

El comunicado señaló que el organismo de la ONU también observó “agresiones por parte de los manifestantes contra la fuerza pública. En los hechos violentos quedaron heridos tanto manifestantes como miembros de la fuerza pública, y hubo daños a la propiedad pública y privada, confinamiento a varias comunidades y cierre de vías, lo que generó una grave situación de crisis humanitaria”.

El director de la policía colombiana, general José Roberto León, ha dicho que ya llevan una investigación interna para determinar lo ocurrido con las cuatro personas muertas. La Fiscalía ha dicho lo propio.

Habitantes de la zona del Catatumbo, al menos siete municipios en el Norte de Santander, comenzaron un paro el 11 de junio y bloquearon con palos y piedras el acceso vial a Ocaña y a Tibú.

Aunque el bloqueo fue levantado a inicios de mes en Ocaña, persiste el de Tibú, donde se mantienen unos 6.000 campesinos en campamentos improvisados a la orilla de la carretera.

Los campesinos reclaman que se suspenda la erradicación de cultivos de coca y que la región sea declarada una reserva campesina. El gobierno ha replicado que no suspenderá la destrucción de los cocales pero que estudia la posibilidad de la declaración de reserva, una figura legal de 1994 que permite el desembolso de fondos estatales para el desarrollo de un área específica.